Menú Principal                                                                                                                                          Metereología


Enlaces de interés


































AVISO LEGAL

Artículos y publicaciones

pluma

Títulos

SEMBRANDO EL FUTURO

   Con el fin de desterrar de una vez y por todos el tópico de “lo malos que somos los cazadores y que lo único que hacemos es matar” ha llegado la hora de demostrar, una vez más, que quizá lo menos hagamos es cazar y lo más es defender nuestra naturaleza. Sembramos mucho más de lo que luego recogemos pero nos llena de orgullo que ya se empiece a recoger nuestra labor.

   El pasado día 18 de marzo celebramos la Tercera Plantación de Árboles con los niños con dos fines fundamentales, uno el fin medioambiental para mejorar la precaria situación de los animales, cinegéticos y no cinegéticos, proporcionando refugio y alimento en estos tiempos plagados de monocultivo y de herbicida donde sólo vemos verde el cultivo, sin collejas, sin grama, sin amapolas, sin tantas y tantas plantas que sustentaban a los animales y otro, el fin educativo con niños de cinco años que jamás han visto plantar un árbol, salvo claro está en un libro, niños que han vivido una experiencia inolvidable aprendiendo a coger una azada, pisar la peana del árbol para asentarla en la tierra, poner un protector y un tutor que le sirva de guía. Además y gracias a nuestros socios Antonio García Navarro y Antonio García Urbano, propietarios de Enrique, la jornada concluyó con una sorpresa que los niños no podían imaginar, un paseo en burro.

   Pero teníamos clavada una espinita con otros niños que hasta el día de hoy no habíamos podido atender. El día 25 de marzo tengo que reconocer que me preocupaba especialmente estar a la altura con estos 130 niños, mayores de sesenta y cinco años, todos integrantes del centro de día de mayores de Aguilar de la Frontera, ya que a ellos no se les podía “engañar” como a los de cinco años ni tampoco subirlos en burro. Pero la experiencia fue inolvidable, y no voy a decir que más que con los chiquitines pero seguro que menos tampoco. La plantación se celebró en el centro de Los Villares cedido por la Delegación Provincial de Medio Ambiente para este fin y allí pudimos quedar boquiabiertos con esas niñas y niños de ochenta años, que seguramente no verán echar sus frutos a esos árboles pero que los plantaban con la ilusión de cualquier niño. Nos cantaron canciones antiguas, nos contaron chascarrillos y sobre todo nos hicieron pasar una mañana inolvidable.

   Pero la cosa no quedó ahí, nos propusimos, el día 3 de Abril, hacer un día de convivencia en el campo con todos los socios, mujeres, niños, abuelos, abuelas y todo aquel ciudadano de Aguilar que quisiera venir. El objetivo fue plantar árboles en nuestro coto con la idea de echar un día de campo donde el desayuno corrió a cargo de nuestra Sociedad de Cazadores y donde cada familia se encargó de preparar su almuerzo que luego juntamos en una gran mesa y todos comimos de todos. A pesar de la lluvia pudimos plantar más de cien árboles en el Punto Limpio y en el paraje de Gutiérrez. Vivimos inolvidables momentos con las abuelas enseñando a los nietos a plantar árboles.

   Para finalizar quiero agradecer una vez más el apoyo del Ilustre Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, de la Federación Andaluza de Caza, de la Cooperativa Olivarera Jesús Nazareno, de la Cooperativa Vitivinícola Local y de ………….

   Muchos árboles han sido plantados, árboles que servirán para dar cobijo a los animales, frutas que alimentarán a personas pero también a conejos, liebres, perdices y jilgueros, ruiseñores, gorriones y tantas y tantas aves insectívoras, pero sobre todo árboles que han enseñado a niños a cuidar la naturaleza, a sentirse partícipes de ella, en definitiva a amarla, niños muchos que muy pronto serán socios de esta Sociedad de Cazadores. Por todo ello, por nuestros animales, por nuestros hijos, por nuestros mayores, nunca mejor dicho: ¡sembrando el futuro!

   Sólo demostrando lo que verdaderamente hacemos nos verán como lo que verdaderamente somos.

Cristobal Reina Sicilia

Subir

SANTUARIO DE LA CUADRILLA DE LOS PERRITOS

Entre botas de buen vino, entre sudor fruto del trabajo, trabajo forjado entre hortelanos de antaño, manos que sangraron entre lechugas y alfalfa, entre granados, higueras y nogales, entre alambres que formaron costillas, entre costillas que formaron cazadores. Cazadores que crearon una gran familia, familia alimentada por mancones, polluelas y zorzales, carne de campo que ayudó a ver crecer a niños, niños que nacieron humildes, niños nacidos cazadores. Desde el abuelo, “mi abuelo”, todo sabiduría, todo cariño y todo bondad. En su regazo en aquel cerro Jiménez, patos que vienen, patos reales, como reales muchos que sus consejos valían. En su huerta echando tornas, tornas que regaron sentimientos de amor. Desde la cuadrilla de los viejos, con mi tío Rubio con tiros imposibles, imposibles de entender al vuelo de la perdiz; desde mi tío Antoñito con esa vista imposible, imposible de entender al encamado de la liebre; desde mi padre con reflejos imposibles, imposibles conejos entre pámpanas en viñas cerradas, hasta el Gorreta con esa afición tardía, afición tardía, pero cierta, afición montera. Hasta las nuevas generaciones, con Juanito y esos tiros alucinantes, alucinantes dobletes de zorzales; con Manolillo y su alambrillo y por supuesto Pepe y esa bandada imaginada imposible, imposible más miedo y más estorninos; desde Rafa con esa primera perdiz alcanzada, en aquel cerro espalda con espalda abrazada; desde Juanjo con esa gran machada, hecho novio por esa gran cochinada, hasta Rafa chiquito y mi niño Cristóbal con ese primer conejo, con su perro Figo y con una gran afición, desde la cuna mamada. Todo aquel que cruce esta puerta ha de saber que los arreos que adornan sus muros, en un día no muy lejano, sirvieron a muchas familias para trabajar la tierra que nos acoge y que bajo esta techumbre beben vino gente humilde, gente de bien, gente cazadora.

Subir

Dónde menos lo esperas, salta …

Se han escrito, se han comentado, hemos recordado innumerables anécdotas sobre nuestro deporte. Cada cazador tiene grabado en su memoria aquel lance que siempre comentará a sus amigos, que explicará a sus hijos o, a modo de cuento, contará a sus nietos. Se aproximaba el primer día de caza de perdiz y de zorzal y en las vísperas todo eran preparativos y nerviosismo. Las escopetas se ponen a punto, se llenan las cananas, se prepara la gorra, se miman los perros y la conversación en la cuadrilla ya sólo es de cacería. De madrugada nos vemos en la bodeguita y tomamos café y rebanadas y ya llegó la hora. Por fin salimos a cazar. Las primeras perdices vuelan y las mejores se fallan. ¡Ese es el lance más recordado!. ¡Pájaro, pájaro!, escuché de Rafa. Por poco me quita la gorra. Y claro, no pude ni tirarlo. Lo que saben los animales. Tras acabar la primera vuelta (desde el amanecer a las 10) llegamos a la Huerta de los Perritos y nos comemos el bocadillo. Mi hijo Cristóbal me dice: ¡papá yo quiero llevar ahora mi escopeta!. La escopeta en cuestión es del calibre 410 y de un solo cañón, vamos una monería de escopeta, pero claro para cazar un aguardo a un conejo y poco más. Pero la cara de la niñez ablanda los corazones de los mayores y es verdad que te llena más ver a tu hijo feliz que disfrutar tú mismo de los lances de la caza. Así pues accedí a la solicitud de mi hijo, cogimos su escopetilla, dejé la mía en la casilla y nos dispusimos a cazar. A la derecha Juanjo, a la izquierda el abuelo Cristóbal y más allá el tito Rubio. Cubriendo terreno el Figo y la Solera, foxterrier y bretona respectivamente. Algún que otro zorzal que saltaba y cada vez que mi hijo disparaba se me llenaba aún más de alegría el alma. Otro de la saga pensé. Los cazadores no se acaban pensé recordando cuando yo salía de perro con mi padre y mis tíos, llevando el morral con todo lo que cazaban. Por desgracia el año no se presenta bueno de zorzales y son pocos los tiros que se pegan, pero algún que otro entrega el pellejo y adorna el cuelga bichos. Olivares y más olivares y poca, poca hierba. Donde comen los bichos pensaba, cuando de pronto veo un chalpiqueo de zorzales y le digo a mi hijo: ¡cuqui sigue por esta hilá de olivos que yo me voy a ir por la siguiente a ver si puedes tirar alguno!.

Subir

7º Campeonato de Caza en Mano.

La “Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto” de Aguilar de la Frontera (Córdoba) ha celebrado el 7º campeonato de caza en mano. Coincidiendo con la proclamación de la nueva Junta Directiva después de la finalización de elecciones se ha celebrado el séptimo campeonato en un marco incomparable y con la asistencia de numeroso público, el cual ha resultado todo un éxito. La celebración de este tipo de actos es uno de los objetivos que se ha propuesto la nueva junta directiva pues, no en vano, debemos organizar eventos que suplan los períodos de veda para que los cazadores no dejen aparcada la actividad venatoria. En esta ocasión ha resultado vencedor el socio D. Juan Cruz Cabello el cual recogió el trofeo de manos de mi gran amigo, D. José Mª Navas Gálvez, presidente de la Unión Pontanense de Caza y de Intercotos. Desde estas líneas quiero agradecer a todos los asistentes su excelente comportamiento y su apoyo a la nueva junta directiva que tengo el honor de presidir. Agradezco de nuevo el apoyo y la colaboración de nuestro Sr. Alcalde, D. Francisco Paniagua, de D. Marcelino Jiménez, presidente de la Delegación Provincial de Córdoba y de todos los colaboradores que han apoyado este campeonato. Mención especial merece mi buen amigo y excelente cocinero Juan José Jiménez Garrido “Niño Bonito”, siempre dispuesto a colaborar en todo. ¡Gracias Juan José!. Y como no, gracias de nuevo a todos aquellos socios que nos apoyaron en las elecciones pasadas y en especial a Antonio Gómez, Francisco Urbano, Rafael López, Juan Rubio, Miguel Angel López, Miguel Angel Morales, José López, José Cabello , Jorge Rodríguez y Antonio Manuel Berlanga, todos miembros de mi junta directiva por devolverme la ilusión por la caza.

Subir

De bien nacidos es ser agradecidos.

A mi modesto entender la mayoría de los reconocimientos, a los que las personas a lo largo de nuestra vida nos hacemos merecedores, llegan tarde e incluso a título póstumo, o simplemente no llegan. Por ello cuando llega tarde ya son pocas las ganas que hay de disfrutarlos y cuando son a título póstumo al que le toca recogerlo en nuestro nombre se le escapan unas lágrimas al no estar presente el galardonado. Pienso que se pueden dar varias circunstancias que lo originan y que por regla general son, o bien que el que tiene que reconocer no es agradecido, o bien que no se cae en el agradecimiento hasta que llega un fatal desenlace. Desde que entré a formar parte de la dirección de mi coto he intentado siempre que se agradezca a todos aquellos que por una circunstancia o por otra se ha demostrado que son merecedores de un homenaje, bien por una trayectoria a lo largo de la vida de esta sociedad o bien por una circunstancia concreta. No en vano, de bien nacidos es ser agradecidos. Lo bueno que tiene el mundo de la caza es la cantidad de amigos y de conocidos que puedes hacer. Desde hace un tiempo vengo observando la labor del presidente de la Sociedad de Cazadores de Montilla (Córdoba). Son muchas las reuniones en las que coincidimos, programas de radio, intercotos. Pero por regla general la sociedad es egoísta y los cazadores no podemos escapar de este calificativo. Tengo un problema y te llamo y si tú lo tienes me llamas, pero poco más. Es cierto que nos tenemos para los momentos malos pero para copas y tapas nos juntamos poco. Hace unos días llamé a Pepe porque me enteré que iban a llevar una actuación concreta en su coto y pensé que si se llevaba a cabo de otra manera podría ser beneficiosa para su coto y para el mío. Los que conocemos a Pepe sabemos que es amante de la naturaleza, muy por encima de ser cazador. Sin dudarlo me dijo que sí y que ese tipo de labores solidarias deberían darse más a menudo entre compañeros. Un buen día, en el que la mayoría de las personas descansaban, a las siete de la mañana estábamos mano a la obra. Por diversas circunstancias naturales la cosa no salió como habíamos planeado pero aquel día pude comprobar la labor de una persona por un coto. Amante que soy de las curiosidades, pude comprobar como Pepe es conocedor exacto de su coto y hablamos aproximadamente de once mil hectáreas de tierra. Pude comprobar la exquisita relación con los propietarios con los que estuvimos y pude comprobar la cantidad de especies cinegéticas que tienen gracias a su gestión. En nuestra conversación Pepe me dijo que había estado a punto de arrojar la toalla debido a “esos conocidos” que todos tenemos que suelen tirar la piedra y esconder la mano. Esos que todo le parece mal, esos que todo critican, esos que todo es a cambio de…, esos que nunca se ofrecen para hacer las cosas. Por suerte y por experiencia puedo decir que cuando uno se hunde por esos conocidos siempre sale alguien que te ayuda a “tirar palante”, alguien que reconoce tu labor que te llena y que hace salir a flote tu ego o como solemos decir para que todos nos entiendan los “cojo…” para que ningún hijo de su madre se salga con la suya sin ofrecer nada a cambio. Cuando ya todo había acabado me dijo: ¡bueno voy a ir a la granja y luego para casa!. Le dije, ¿puedo ir a verla?. Por supuesto me contestó. He visto muchas actuaciones, he escuchado muchas ideas a favor de la caza, pero permitirme rectificar en algo que yo tenía descartado por aquello de lo autóctono. Quedé maravillado. Es impresionante la cantidad de perdices reproductoras, la cantidad de huevos incubando, los voladeros, los majanos y hasta Lola, la cierva. ¡Y todas las perdices autóctonas! ¡Todas de su coto, con pureza cinegética! Nueve mil soltó la temporada pasada. Y él pendiente de la granja. Por la mañana temprano, al medio día y por la noche. Sencillamente impresionante. Hasta la F.A.C. se ha interesado ya en su granja. ¡Y como no podía ser de otra manera se ha puesto a su disposición para lo que quiera a pesar de no estar federado!. Más de veinte años de presidente, más de veinte años respetando a las sociedades colindantes, más de veinte años haciéndose respetar gracias a un trabajo serio. Siempre le he escuchado lo mismo: ¡siempre respetaré a las sociedades de cazadores, a la gente humilde, por mucho que me ofrezcan!. Y yo doy fé de eso. Por eso y porque de bien nacidos es ser agradecidos es por lo que te doy las gracias por lo bien que nos has atendido, por la labor solidaria que aquel día llevamos a cabo, por tu gestión y por tu manera de hacer las cosas. Sin duda eres un ejemplo a seguir por nosotros los jóvenes. Por eso y por mucho más: ¡CHAPÓ, amigo Pepe!.

Subir

De tal palo tal astilla

Hace unos meses pude leer un gran artículo de un gran amigo en nuestra revista Caza Deportiva, artículo que me hizo reflexionar por el emotivo contenido del mismo y por la ausencia física de uno de sus protagonistas. El artículo se titulaba “Mi querido Sancho Panza” y el amigo se llama “Pepe Navas”, presidente de la Unión Pontanense de Caza y de Intercotos. En dicho artículo se describía a una dinastía de cazadores, de grandes personas, que tras el paso de los años iban enseñando lo que aprendieron de sus progenitores. Gente humilde, gente honrada, gente leal y amiga, gente que veían pasar los años y sin embargo no olvidaban los verdaderos valores de la vida, porque éstos los habían grabado en su corazón a fuego lento en aquella fragua del amor. Recuerdo que llamé a Pepe y tras darle la enhorabuena por su artículo le pregunté: ¿puedo deducir que tu padre falleció? El asintió apenado y yo contesté: “seguro que se siente orgulloso de ti”. Estos valores, hoy en día algunos olvidados en la sociedad que vivimos, marcaron una época entre nuestros padres y abuelos. ¿Quién no ha oído alguna vez aquello de que “la palabra de un hombre va a misa”? Valores de respeto a los demás, valores de amor y de perdón, aprender a dejar a un lado los rencores y a aceptar los errores, aprender la humildad y en definitiva a ser cada día mejor persona. Leía hace unos días un relato en la revista de feria de la peña cordobesista de mi pueblo escrito por Juan Antonio Bujalance y en él, entre otras frases, destaco la que el padre del protagonista decía a éste: “saluda a los que vieres, dale los buenos días y si algún menesteroso tu ayuda necesita préstala y sentirás algo muy especial dentro del espíritu”. Hace unos meses en una fiesta en la que tuve el honor de ser el anfitrión adorné la puerta de mi bodeguita con un poema en honor a todos aquellos que hicieron de mí un cazador, mi tío Rubio, mi tío Antoñito, mi tío Manolo, mi querido abuelo y sobre todo mi padre. Algún día insertaré dicho poema en esta revista sin esperar otra cosa que otro cazador se anime a escribir en el espíritu de nuestra gran afición. Hace un par de años la Real Federación Española de Caza me eligió finalista del premio “Ricardo Medem a la Juventud” al que tuve el honor de asistir en compañía de mi amada esposa en los actos de la Gran Gala de la Caza celebrada en Madrid. Ante este alargado prólogo y ante este sugerente título y en este mes de Marzo en el que viene el día del padre, quiero desde estas líneas agradecer aquellos valores que me inculcaron desde niño, valores que hicieron de mí un hombre y ahora que soy padre de tres maravillosos hijos entiendo lo que desde niño me decían y me grababan día a día en mi mente con todo su amor mi madre y mi padre. Hoy que tengo el honor de ser el primer miembro de la dinastía de los “Reina” en presidir la Sociedad de Cazadores de mi pueblo, hoy que recuerdo el trabajo de mi abuelo como miembro de la Junta Directiva en los años sesenta, hoy que recuerdo el trabajo de mi padre como miembro de la Junta Directiva en los años setenta y ochenta, hoy que veo la ilusión de mi hijo Cristóbal con su escopetilla trepando ya zorzales que a mí se me van, hoy que veo la ilusión de mi hija Elisea acompañándome por esos cerros, hoy que veo la ilusión de mi hijo Raúl, que con tres años ya se viste de cacería y día a día me dice: “papá vamos a matar un cochino valí y un pirigón”, hoy que tantas cosas se están haciendo por nuestro coto con la ilusión y las ideas de los socios, hoy, digo, es el momento de agradecer a mi padre todos aquellos días que salíamos a hacer aguardos, siempre con la mismas palabras: ¡niño, para matar un conejo en aguardo: culo ahí!, agradecer cuando con catorce años me compró mi primera y hasta ahora única escopeta, mi benelli, agradecer su apoyo y su dedicación a lo largo de mi vida, hoy que se aproxima el día del padre es momento de decir yo al mío y el resto de cazadores a los suyos: ¡Gracias por todo, papá, te quiero!. Y como dice mi tío Gorreta, nombrado ya en algunos artículos: ¡el arbolito desde chiquito! Yo le replico “y de tal palo tal astilla”. Felicidades a todos los padres y en especial a los que enseñan a sus hijos este noble arte de la caza.

Subir

¡De lo que te digan ná, y de lo que veas: la mitad!

Dicen en mi tierra que los refranes son todos verdaderos. Existen algunos libros con miles de refranes y hay algunas personas dignas de admirar porque los usan a diario sea cual sea el contexto en el que se desenvuelvan. Caso por ejemplo de mi tío Gorreta. Recuerdo a mi abuelo en tantas y tantas anécdotas. Recuerdo que en una ocasión le dije, abuelo me han dicho que ….. y me cortó la conversación diciéndome, Cristóbal de lo que te digan ná y de lo que veas la mitad. Entonces no comprendí aquel refrán pero ahora cada día lo veo más claro. ¿Quién no ha escuchado alguna vez que han dicho esto o lo otro y de una conversación se crean cientos y todas diferentes? ¿Quién no ha visto algo alguna vez y cuando indagas compruebas que lo que habías visto no es lo que imaginaste cuando lo viste a primera vista?. Algo así ocurre con el “odio” que se está creando ante nuestro querido conejo, especie que ha proliferado en algunos entornos de nuestra Andalucía y que, sin duda, por falta de alimento o de plantas palatables como diría algún técnico en la materia, se ve abocado a comer viñedos y olivares con el consiguiente enfrentamiento entre agricultores, administración y cazadores. Y digo “odio” porque el agricultor ya no puede ver un conejo en el campo pero sin embargo el resto de ciudadanos si podemos ver con resignación que lo único verde son los cultivos. El resto de plantas pasaron a la historia. Ese “odio” a nuestro conejo resulta igualmente equiparable al “odio” que el agricultor destina a la hierba. Resulta cuando menos inquietante observar como después de habernos llovido más de doscientos litros de agua no haya nacido la hierba a pesar de que aún no se han tratado los olivares con herbicida. Se escucha cada día más decir: ¡has visto como no ha nacido la hierba!. Y es curioso porque al escuchar esto se podía pensar que existe una concienciación al respecto, `pero igual de curioso resulta ver que cuando nos subimos a un tractor se nos olvida todo (si no hay hierba se morirán los conejos, piensan algunos inteligentes; luego vienen a los gestores de los cotos a que le quiten los conejos de su finca porque aunque no hay hierba no se han muerto). Recuerdo a un perito en una charla de productos fitosanitarios y herbicidas hablando de lo eficaces que eran sus productos sobre las malas hierbas. Cuando llegó la hora pregunté a este señor que me hiciera el favor de decir cuales eran las malas hierbas y cuales eran las buenas hierbas. Me contestó el “técnico” que malas hierbas eran todas aquellas que competían con los cultivos. Como es obvio ya sobraba la definición de buenas hierbas: ¡no hay ninguna buena! ¡al menos ninguna que se encuentre cerca de un cultivo!. Sin duda alguna lo bueno de comentar las cosas a los amigos es que la idea se enriquece y en este caso si se trata de una persona sensata y sabia, como es el caso de mi gran amigo Rafa, con el que tengo el honor de firmar este artículo, me dice el otro día: ¿pero es que la única solución es matar los conejos?. Yo le contesté: Rafa en estados de superpoblación se hacen necesarios métodos excepcionales y hay que reducir dicha población a niveles normales. Pero iluso de mí, me vuelve a preguntar Rafa, ¿y cuando esos niveles sean normales, lo conejos que queden que van a comer?. Y entonces recordé a D. Francisco Sánchez Tortosa en una jornada sobre el conejo de monte donde dijo que el conejo es un animal que se alimenta de lo que hay. Le da igual lo que haya, se alimenta y punto, de lo que haya. En fin, ahora se están produciendo muchas reuniones de políticos, asociaciones agrarias y cazadores y todas en la misma dirección: ¡matar conejos!. Vaticino –y ojalá me equivoque- que este año volverán los daños a las viñas, volverán las quejas y volverán los problemas. Quizá cuando se ponga de una vez la verdad del campo en lo alto de la mesa –que todos conocemos-, entonces y sólo entonces, se empezará a ver la luz a lo largo de este túnel. Pero volviendo al título de este artículo podríamos aplicar su final para decir que de lo que veas la mitad. No hacen falta muchas gafas para ver nuestros campos sin hierba o la poca de hay quemada por la herbicida. Se ve claramente. Llega la hora de la poda de la viña y, curioso de mi padre con los detalles, me dice: niño mira este caracol comiéndose una yema de un sarmiento. Pronto vemos más caracoles y efectivamente las yemas donde se sitúan lagrimean la savia del sarmiento en cuestión. Obviamente cuando se pode y se dejen el par de yemas destinadas a brotar si llega el caracol se las comerá. Nacen las primeras yemas y observo como las babosas también comen en lo alto de la cepa. Los gusanos pelusos se alimentan de igual forma. No hacen falta muchas gafas para ver lo que digo en la fotografía adjunta. Se ve claramente. Pienso que cigarretas y el resto de invertebrados al no encontrar otra cosa verde comerán lo mismo. Pero eso sí, esto último no lo he visto, por tanto, de lo que te digan ná. Pero y con el famoso conejo, ¿qué pasa?. Los conejos se comen las viñas y los olivos. Todos lo decimos. A los agricultores les asusta ver un conejo y a los gestores les asusta ver a los agricultores que vienen a quejarse de los conejos y a la administración le asusta que vengan los dos de antes a dar la lata con la leche los conejos. Hace unos días en el telediario salía la noticia de que los conejos se comían los frutales y se veía los troncos anillados. Y quien nos dice que han sido los conejos. ¿Quién demuestra que quizá los protectores se han puesto después de hacerse el daño? ¿Quién no dice que los protectores se pusieron a tiempo pero que al ser de plástico se han pasado con la intemperie? ¿Quién no dice que han sido los lirones o las ratas?. Quizá antes de afirmar nada habría que dar lugar al beneficio de la duda. Para otros casos de la sociedad que vivimos hablamos de “presunto”. ¡Menos mal que se vieron los topillos que sino ya sabéis quien iba a ser el culpable! Y yo no digo que lo de los conejos no sea verdad, pero ¿alguien puede demostrarlo con fotografías como las que yo publico? Mira que hay estudios, mira que hay técnicos buscando soluciones, mira que hay subvenciones para tales o cuales proyectos (pero ninguno para los cotos), mira que mira, y … ¿qué miras?. ¡De lo que te digan ná! Cuando me lo demuestren entonces… la mitad. ¡Después empezaremos a hablar del por qué!.

Subir

Cazando con... “Lobos”

Últimamente se nos ha puesto de moda, aquello de… “politizar los problemas”, sea cuales fueran, posiblemente y desgraciadamente al mal ejemplo que nos dan los políticos con sus más que repetitivos conflictos que los ciudadanos venimos padeciendo día a día, en vez de dar soluciones que para eso están, una vez me dijo uno… “Los políticos deberíamos estar para resolver problemas, no para darlos” En la comarca de la campiña sur Cordobesa, llevamos varios años inmersos en un problema que posiblemente se ha dramatizado más de lo que realmente es. Todo el mundo habla de los daños de conejos, agricultores, cazadores, políticos etc., todos intentamos de alguna forma, dar soluciones a corto plazo, pero algunos desvían la atención, utilizando la táctica del “calamar”. El pasado 7 de Diciembre, se celebro una reunión en la localidad de Montilla, donde nos citamos, titulares de los acotados afectados, asociaciones agrarias, Federación Andaluza de Caza, el Delegado de agricultura de Córdoba y políticos de la comarca, con la particular ausencia del Delegado de Medio Ambiente de Córdoba, cita donde el Delegado de Agricultura Sr. Zurera, expuso que se llevarían a cabo las medidas necesarias para que no produjesen los daños del año anterior y que todos deberíamos contribuir para evitar más daños a la agricultura con un censo sostenible de conejos. Una de las medidas para llevar a cabo, seria la de solicitar a la agencia de medio ambiente, jornadas de caza mensuales durante los fines de semana, para detener el incremento de esta especie y establecer unos niveles de densidad aceptables para la caza y la agricultura en los meses venideros “Primavera” y así evitar daños, otra de las medidas preventivas, fue la recomendación por parte del Sr. Delegado y U.P.A, la de dejar cubierta vegetal para alimento de esta especia. Todos aceptamos estas medidas y de hecho lo que concierne a los cazadores, las hemos solicitado, medio ambiente nos la ha concedido a todos los solicitantes, pero con la particularidad de que se podrá cazar todos los días del mes de enero, gran error a mi modesto entender, puesto que prácticamente nadie podrá cazar de lunes a viernes, obviamente por que vivimos de nuestro trabajo, pero aunque se pudiese cazar esta especie todos los días, se haría una presión desmedida y no alcanzaría los resultados previstos, obligaríamos a esta especie a comer de noche, más de lo que lo hace habitualmente. Tremendo error por parte de la agencia de medio ambiente, pero así se quita un gran peso de encima “Hay elecciones pronto”. Por otra parte, posteriormente, ASAJA publica una nota de prensa donde dice textualmente: Según ASAJA Córdoba, «a la fecha de hoy, habiendo terminado el periodo hábil de caza del conejo el pasado día 2 de diciembre (aunque la orden de vedas contempla en 'zonas con daños habituales en la agricultura' hasta el 9 de diciembre, todos los días de la semana), las poblaciones están en su nivel mas bajo. A partir de enero, otro año más, vamos a asistir a otra explosión demográfica de las poblaciones». Existen, tal vez, dos «causas» por las que los daños persisten y no se logra reducir las poblaciones. a) En muchos cotos, los conejos se ocultan en enormes arroyos, regajos, acilatones, etc, donde existen muchísimas bocas de madrigueras, muy próximas entre sí, lo cual hace que, incluso con perros, los conejos no realicen carreras y por tanto no se expongan a las armas de fuego. Por otra parte, el empleo de hurón tampoco es viable en madrigueras con tantas bocas, y que, a veces, interiormente suponen un interminable laberinto de galerías subterráneas. Los hurones pueden pasar varias horas transitando estas galerías, sin lograr que ningún conejo salga fuera, al alcance de armas de fuego. A veces ocurre que cuando salen fuera, por el forraje, así como por la cercanía de otras bocas, el conejo pase desapercibido. b) En otros cotos son los titulares cinegéticos los culpables directos del descontrol poblacional de conejos, dado que no solicitan las medidas de descaste ofertadas por la Delegación Provincial de Medio Ambiente, no informan ni asesoran a los agricultores que presentan daños dentro del acotado, no se involucran con ellos, y a veces, hasta les mienten en lo referente a petición de autorizaciones… etc. Por suerte, estos casos son escasos, y desde Asaja, nuestra recomendación es clara y contundente, animando a los damnificados a peritar los daños y solicitar indemnizaciones a los cotos vía denuncia. Permítanme hacerles varias preguntas: ¿Por qué vaticinan otro año más con daños, cuando ni siquiera se habían comenzado a realizarse las nuevas medidas adoptadas? Dice la nota s/ASAJA anteriormente expuesta, que existen dos causas por la que los daños persisten y no logramos reducir la población de conejos: ¿Acaso se debería desbrozar todos los arroyos, regajos acilatones etc.?, buena medida sería esta y así complementaríamos la imparable desertización del olivar, viñedos etc, o... ¿habría que envenenar a los conejos como ha ocurrido con la plaga de topillos en Extremadura?, ¿Qué pretenden? La excesiva presión cinegética a la que estamos sometiendo con estas medidas “a diario”, lleva consigo a que cada vez nos cueste más capturarlos, medidas que estos señores no han parado ni por activa ni por pasiva de proclamar en la prensa. ¿Por qué los titulares de los acotados somos siempre los culpables según esta organización? ¿Acaso no tomamos todas las medidas que se solicitan y en su caso, se aprueban?, nosotros hemos cumplido, todas y cada una de las disposiciones adoptadas, ¿cuándo van a comenzar los agricultores? ¿Por qué nos acusan de mentir, si realmente no tenemos necesidad de ello? ¿Por qué nos acusan de la expansión de esta especie, si nosotros solo la cazamos?, ¿No será a causa de las pésimas practicas agrícolas que se vienen realizando en estos últimos años, por parte de algunos agricultores? Creo que mienten descaradamente, porque las medidas que se adoptan, siempre son concesiones mínimas de la que los titulares cinegéticos pedimos, alguien falsea. Y por ultimo… ¿Por qué nunca hablan de aportar y dejar cubierta vegetal, siendo esta la medida complementaria deseada por todos?, ¿Por qué hacen caso omiso a estas recomendaciones?, ¿Por qué hemos de ser responsables los titulares cinegéticos de una mala gestión agrícola?, ¿Por qué la administración no impone medidas de carácter sostenible a ellos y a los cazadores cada vez mas restricciones? Los cazadores no somos el problema, somos parte de la solución, las pésimas “costumbres” agrícolas, si que son un verdadero problema. ¿Por qué medio ambiente, paraliza la caza del conejo en septiembre, para luego prorrogarlo en diciembre, enero, con medidas de carácter urgente y sobre todo cuando comienzan a producirse daños? Permítame señor lector que diga esto aunque sea muy duro, pero los malos agricultores, confunden “SOLUCIONES” con “SUBVENCIONES”, desgraciadamente a lo que la administración los tiene acostumbrados.

Subir

UNIÓN, ¡he ahí la cuestión!

Me gusta aprender de las personas mayores “que no viejas, como de vez en cuando alguien mal expresa”, me agrada escucharlas y casi siempre guardo en mi memoria alguna frase que en el momento de su relato me produce admiración. En estos últimos días he tenido la ocasión de atender a dos mayores hablar en distintos contextos, en distintos foros, y en ambas ocasiones se me ha quedado grabado lo que a continuación voy a relatar, creo, a favor de nuestro deporte. En el Congreso Andaluz de la Caza celebrado en Córdoba durante el mes de Octubre durante una mesa redonda titulada “La caza social y deportiva en Andalucía”, moderada por nuestro secretario general de la F.A.C., D. José Mª Mancheño, pude comprobar las diversas organizaciones de este mundo de la caza, dígase Federación Andaluza de Caza, Adecaza, cotos sociales y privados de caza. TODOS CAZADORES. Para pena de los asistentes a lo verdaderamente importante casi siempre se le destina poco tiempo y generalmente ese poco tiempo se aprovecha mal. Recuerdo que al acabar el turno de palabra de cada uno de los ponentes se respiraba un ambiente enrarecido y crispado al que la mayoría de los asistentes no supimos reaccionar. Un representante de la FAC expresando que sólo se podía entender la caza dentro del deporte y por ende de la Federación, otro señalando todo lo contrario y el otro diciendo lo contrario de los otros dos. E insisto, TODOS CAZADORES. Por suerte cuando ya no había tiempo para más, hubo una persona sensata, D. Mariano Pastor, que dijo: “es una pena que hayamos concluido esta mesa redonda y no se haya hablado de los problemas de la caza. Los problemas del veneno, los problemas de la falta de autoridad de los guardas, los problemas de los daños y el resto de problemas que nos atañen”. Una gran ovación se le dedicó a este señor y una gran vergüenza sentí al pensar que no teníamos remedio. Y vuelvo a insistir, TODOS CAZADORES. Esta Navidad fue para mí un honor asistir a la tradicional comida navideña que organiza la FAC conjuntamente con nuestra revista “Caza Deportiva” y recuerdo al Sr. Presidente, Carlos Astorga, que concluyó dicha celebración, con un breve discurso para desearnos a todos una feliz navidad y recordó los éxitos llevados a cabo por la FAC en este año que acaba. Pero me llamó la atención enormemente que hizo especial hincapié en una palabra: UNION. La unión que debemos tener los cazadores federados para conseguir mayores éxitos. He podido leer en la revista de Caza Deportiva del mes de diciembre que la Real Federación Española de Caza va a convocar una manifestación en Madrid el próximo día 1 de Marzo. Desde la lejanía que me supone el no conocer con detalle los acuerdos en contra de la caza que la Sra. Ministra, Cristina Narbona, pretende llevar a cabo, como por ejemplo acabar con la ancestral caza con reclamo, desde estas líneas me atrevo...: Primero a felicitar al Sr. Presidente de la RFEC por la decisión de esta convocatoria, a la que seguro le han llovido las críticas por la fecha, ¡y si no peleamos a unos días de las elecciones cuando los vamos a hacer! Segundo, a solicitar en este caso a mis dirigentes de la Federación a la que pertenezco, a que tiendan una mano al resto de cazadores, federados o no, para que esa manifestación sea multitudinaria y de gran calado social, porque no en vano contra quien va este tipo de decisiones es contra los cazadores. Tercero, recordar que se debería estar para sumar y no para restar, porque cuando alguien llama a una puerta para hacer más grande una asociación como la nuestra, lo mínimo se le debe atender y no darle en las narices o simplemente ignorarlos, los tiempos cambian y las personas también. Cuarto, para que seamos capaces de una vez de hacer ver a la opinión pública que somos ecologistas y además cazadores (quizá sea el momento de aprender de estas asociaciones y saber de que modo han llegado hasta donde han llegado, quizá es el momento de que nos tengan el mismo miedo que le tienen cuando les ven entrar por la puerta). Y.. por último, llamar la atención para que si esta manifestación, Dios lo quiera, salga bien y se consigan acuerdos, para que jamás ocurra lo que nos pasó en aquella manifestación en Sevilla que luego nos la colaron floja en tantas leyes que ahora estamos sufriendo, y de que manera, los cazadores.

Subir

“EL CUCO”

Cada hembra vigila un vasto territorio, en busca de nidos en construcción, y observa el comienzo de la puesta ajena. Aprovecha el momento en que los propietarios están ausentes para poner en el nido elegido, generalmente por la tarde, mientras que aquéllos ponen, en su mayoría, a primeras horas de la mañana. En muchísimas ocasiones el ser humano actúa de igual forma, pero no por instinto, sino por avaricia, ambición, pereza y bajeza, quizá venga lo de… “Que cuco eres”. En la edición de marzo de la Revista Caza Deportiva en la página 30 y parte de la 31 se publica en artículo bajo el título de: “Control Ambiental” “Medio Ambiente reduce los daños en los cultivos en zonas con exceso de conejos”. La densidad ha bajado pese a no haberse agotado las posibilidades cinegéticas. Para empezar el “señor Cuco” que hace el artículo no se digna en identificarse, cosa distinta a la que hacemos nosotros en todos nuestras publicaciones. Para continuar este artículo es una nueva ofensa al colectivo cazador en general y a los que padecemos los daños de conejos en particular. Y para no terminar, de nuevo se quieren apuntar el tanto, quizá quien menos se lo merece. Comienza el artículo diciendo: “el crecimiento desmedido experimentado por ciertas poblaciones de conejos en algunas zonas de Andalucía y los daños causados por estos lagomorfos en los cultivos han motivado en los últimos años pérdidas para el sector agrícola. Ante esta situación los agricultores pidieron ayuda a la administración para atajar el problema. Rápidamente, tras evaluar el alcance de la problemática, la Consejería de Medio Ambiente puso en marcha un paquete de medidas para frenar el auge de este animal en dichas zonas”. Para comenzar contrarrestando a dicho párrafo tenemos “otra vez” (y no nos cansaremos) que decir que los primeros en acudir a la Consejería de Medio Ambiente no fueron los agricultores, FUIMOS LOS CAZADORES en representación de éstos, los cotos unidos; gracias a ello se creó Intercotos (por desgracia los que nos tenían que defender miraban para otro lado esperando que nosotros resolviésemos la papeleta, acudiendo a las reuniones y no diciendo ni “Pío” con pasividad absoluta, mire por donde, fuimos capaces de resolverla). Tras varios años de aguantar las quejas de los agricultores y la PARSIMONIA de Medio Ambiente fue cuando agricultores y cazadores nos unimos, siendo entonces cuando Medio Ambiente nos tomó en serio. Gracias a la mediación del Sr. Delegado de Agricultura de la provincia de Córdoba, D. Francisco Zurera, cuando comenzaron los pasos y las medidas que hoy en día dan resultados. Continúa el artículo diciendo: “Varios años después de que surgiese el problema, las medidas han comenzado a dar sus frutos. Sin embargo, la respuesta cinegética ofrecida a los titulares y agricultores de algunas de las áreas afectadas no ha sido desarrollada de forma constante y con la intensidad adecuada, lo que en opinión de la administración ambiental es una de las principales causas por las que no se han alcanzado mayores cotas de eficacia. Tenemos que decirle al “señor Cuco”, que escribe el artículo, que los cotos nos hemos volcado totalmente con los agricultores. Hemos usado las escopetas hasta cuando ha sido un crimen para el campo, en tiempos de incubación de perdices, incubación de aves insectívoras y de todo tipo de animales (¿recuerdan aquello de porqué se llama medio ambiente?). Hemos hecho uso de hurones casi todos los días del año, propietario tras propietario. Hombre el “señor Cuco” no dice que hasta el año pasado para toda la provincia de Córdoba, Medio Ambiente sólo contaba con dos personas para realizar estos trabajos y que hasta el año pasado no llegaron a un acuerdo con otra Consejería para poder huronear en las autovías. MENOS MAL QUE HA SIDO MEDIO AMBIENTE LA QUE HA REDUCIDO LOS DAÑOS. Continúa el artículo diciendo: “Sin embargo, Córdoba fue la primera provincia en dar la voz de alarma en el año 2.005. Hombre, “señor Cuco” a lo mejor en el próximo artículo que tengamos el honor de contrarrestarle tenemos que insertar solicitudes de descaste de conejos por daños en viñas del año 1.995, 1.996, 1.997, 1.998, 1.999, 2.000, 2.001, 2.002, 2.003 y 2.004 que cuidadosamente tenemos archivados y en la mayoría de los casos, “sí, en la mayoría”, fueron denegados porque no había un técnico competente que certificara la realidad de los daños, o porque quizá ese técnico sí lo hacía pero el de arriba no quería. Y cuando quiera “señor Cuco” se lo demostramos, que nosotros sí tenemos las pruebas que lo acreditan. Continúa el artículo diciendo: “… Los resultados del estudio no dejaron lugar a la duda: causas como la escasa presión cinegética, la resistencia a enfermedades o la ausencia de predadores habían creado un problema de superpoblación de conejos. Hombre, “señor Cuco” ¿cómo demuestra Vd. que la presión cinegética ha sido escasa? Mire Vd. los cazadores cazamos los días que nos autoriza la ley y la ley la dictamina la administración. ¿Porqué durante todos estos años ustedes, la administración, cortó la caza del conejo en el mes de noviembre y no la dejó hasta diciembre como siempre había estado? ¿Cómo demuestra Vd. la ausencia de predadores cuando cada día hay más?, o… ¿es que acaso quiere Vd. ver un zorro a las doce de la mañana dando un paseo?. Continúa el artículo diciendo: “Para responder a esa situación, desde la temporada 2.006/07 se aprobaron medidas de excepcionalidad cinegética”. Ve Vd. “señor Cuco” que ahora es Vd. el que se delata. Hombre por Dios, ¿cómo puede Vd. decir que somos los cotos los que no nos interesamos por resolver el problema cuando ahora afirma que desde la temporada 2.006/07 se aprobaron las medidas que hoy están dando resultados? Oiga Vd. y…. las viñas que se han sacado por culpa de la falta de estas medidas durante diez años atrás. Lo mismo “señor Cuco” Vd. es un funcionario nuevo que no conoce el tema y no se ha documentado debidamente, o igual “señor Cuco” Vd. es un funcionario veterano que recuerda solo lo que le interesa pero, en un caso u otro, recuerde Vd. que tenemos las pruebas que demuestran lo que decimos y Vd. si indaga en sus archivos, también. Lo que sí estamos de acuerdo con Vd. es en una cosa, en que pasa por un cambio sustancial en los sistemas de cultivo para contribuir en la mejora del hábitat. Pero no se engañe Vd. “señor Cuco” ni pretenda engañar a los que no conocen la situación del campo, a nosotros por descontado no nos engaña. A día de hoy no se han adoptado medidas agrícolas o por lo menos no se llevan a cabo, no se reducen los pesticidas, no se dejan zonas sin labrar entre cultivos y se siguen envenenando los pocos lugares donde los conejos pueden comer: padrones, lindazos, cunetas, etc… y lo que aún es más grave, no sólo son los agricultores los que aplican herbicidas, ES LA PROPIA ADMINISTRACION LA QUE ENVENENA LA HIERBA DE ESTOS LUGARES, como es el caso de la Consejería encargada de las carreteras, tanto nacionales como comarcales o locales y de la Vía Férrea. Y cuando quiera “señor Cuco” se lo demostramos con fotografías, o aún mejor, visite la galería fotográfica de la Web www.unionpontanensedecaza.com , “Agricultura del futuro”. Y para terminar “señor Cuco” le recordamos a Vd. y a todos los que nos leen, que los cotos del sur de Córdoba le hemos dado, le hemos regalado, muchos conejos a la Consejería de Medio Ambiente para recuperar al lince, acción de la que nos sentimos orgullosos. Hombre, a lo mejor no somos tan malos como Vd. nos pone. Y no se olvide nunca de una cosa: la mayoría de los cazadores somos agricultores, la mayoría de los agricultores somos cazadores y en los pueblos todos nos conocemos. Sabemos quien nos ayuda y quien quiere ponerse medallas a costa de otro. Por favor otra vez que haga un artículo échele…. “memoles” a la cosa y diga de una vez cual es el problema y la realidad del campo a causa de los herbicidas y si usted quiere queda invitado a visitar nuestros cotos, a demostrarle como sembramos fincas para evitar daños, como sembramos arroyos, padrones, lindazos, como plantamos árboles para evitar daños y como tratamos a nuestros agricultores. “Señor Cuco” no olvide nunca que la tierra es para el que la trabaja y las medallas para el que se las gana, y… disculpe, pero esta medalla no es suya.

Subir

LA OTRA “GESTION”

En el ánimo de la nueva Junta Directiva de la Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto de Aguilar de la Frontera (Córdoba) está el organizar un campeonato por cada modalidad de caza así como diversos actos para incentivar el desarrollo de la actividad venatoria entre todos los socios. Allá por el mes de septiembre se organizó un CAMPEONATO DE PERROS DE MUESTRA resultando todo un éxito tanto en participación como en asistencia de espectadores, resultando vencedor el socio Juan Cruz Cabello. En el mes de diciembre se organizó una gran CHOCOLATADA para todos los socios en la madrugada del día siete con el fin de que todos los socios pudieran comenzar la jornada de caza con una buena taza de chocolate y unos dulces de la tierra. Igualmente se regaló a cada socio una participación de LOTERIA DE NAVIDAD. Como nos pasa a la mayoría no pudo ser que la suerte nos agraciara pero la ilusión por tener el coto pagado durante varias temporadas fue muy grande. Igualmente se han llevado a cabo las gestiones para organizar viajes a Intercaza y ahora a la Feria del Perro de Archidona. Durante el mes de Febrero se celebró el PRIMER CAMPEONATO DE PERDIZ CON RECLAMO resultando vencedor el socio Fernando M. Aragón Hierro, que tendrá el honor de representarnos en el próximo campeonato provincial de esta modalidad. El acto se llevó a cabo en la finca Colín donde los participantes y espectadores pudieron degustar un gran desayuno molinero y disfrutar de los reclamos. Los actos han concluido, de momento, con la PLANTACION DE ARBOLES con niños de las escuelas e institutos así como con los socios en diversas fincas, arroyos, padrones y lindazos. Próximamente se organizará una tirada al plato. La cacería no es sólo desenfundar la escopeta y salir tras perdices o conejos. Son muchos los aspectos y muchas las ideas que se pueden y se deben desarrollar para incentivar la ilusión de los socios, para que éstos se sientan partícipes y para que no olviden que la caza no se limita a varias jornadas sino que la gestión de los cotos radica en muchos más aspectos y los responsables de los cotos tenemos la obligación de informar de los mismos y de facilitar a los socios los medios para llevarlos a buen puerto, siempre con su ayuda, por que el barco es de todos y todos debemos llevarlo a buen puerto.

Subir

Érase una vez …

Érase una vez un político decidido a putear a los cazadores. Se amparaba en un supuesto técnico con cara de buena gente pero con actos impropios de un ser con sentimientos. Un buen día entre ambos decidieron putear a mis compañeros, los cazadores de Puente Genil. Se inventaron una sanción que nunca existió y desoyendo a todas las partes implicadas, dígase los cazadores de Puente Genil, dígase la Federación Andaluza de Caza, dígase la Delegación Provincial de Caza de Córdoba, dígase el resto de políticos, de Puente Genil y de la comarca, desoyendo repito, le echaron cojones a la cosa e impusieron una sanción de medio millón de pesetas (que se puede pagar, que de hecho se pagó) y un año sin poder cazar en el coto afectado (que esto sí que no se pudo pagar). Un buen día, alguien, anónimo, con un número de teléfono sin identificar, llama a un guarda pidiéndole socorrer a un zorro (especie cazable) que había en un cepo a cien metros de las paredes del pueblo. El guarda llama con su teléfono (número identificado) al Seprona y este organismo le indica que vaya a dicho lugar de inmediato pues los Sres. Agentes del Seprona se encontraban atendiendo otros menesteres de urgencia e iban a tardar unos minutos que quizá fueran fatídicos para dicho animal. El guarda (auxiliar de la autoridad) obedeciendo, se dirige presto al lugar y encuentra al zorro en el cepo, vivo, repito “vivo”, lo coge y lo libera del cepo, encontrando que tenía una pata rota. Y NO, NO LO MATA. “NO”. Lo mete en una jaula con la intención de llevarlo a un centro de recuperación de especies. Pero como en un cuento de hadas, aparece el lobo en forma de agente de medio ambiente, para colmo del mismo pueblo, con ganas de ponerse galones, y dice la frase mágica: “te pillé”. ¿Y qué es lo que has pillado? ¿Qué es lo que has pillado?. Pero para colmo se formula la denuncia y los de arriba, que en principio debieran tener más cordura, deciden abrir expediente disciplinario. Tras varias alegaciones y como somos humanos, al Sr. que tenía que interponer el último recurso, el de Alzada ante la Consejería de Medio Ambiente de SEVILLA, se le pasan tres días y ya todo es inútil, ya nada vale. Ya el recurso ni siquiera se lee. Ya todo lo que briegues es tontería. Y este Sr. asume su responsabilidad y este señor, con este calificativo en mayúsculas, SEÑOR, y además amigo, Pepe Navas, Presidente de mis compañeros de Puente Genil, mueve cielo y tierra para que se haga justicia, pero no Pepe, ¡no!, lo siento pero no, justicia no se hace, porque simplemente la justicia no existe. Si a la administración se le pasan tres días en enviarte un documento simplemente no pasa nada, pero si se te pasa a tí, o a mí, o a cualquiera de lo que nos leen, o sea, ciudadanos de a pié, nos jodemos y punto. Ya de nada vale la cantidad de conejos que has dado para el proyecto lince, precisamente a Medio Ambiente, ya nada vale las reuniones para llegar a acuerdos, ya nada vale. Eres la cabeza de turco y para que los demás se acojonen la sanción tiene que ser ejemplar. Estuve en la Asamblea General de la UPC donde mi amigo Pepe Navas iba a explicar a sus socios que este año no iban a cazar. Me decidí a ir porque sé lo que has hecho, no sólo ya para los cazadores de Puente Genil, sino para todos los cazadores de la comarca, los cazadores de Intercotos, y los cazadores de Andalucía desde tu cargo de miembro de la Junta Directiva de la FAC. Me decidí a ir para que en el momento en que un socio tuyo se levantara a criticarte levantarme yo y callarlo explicando todo lo que haces a diario por este bello deporte, sacando horas de donde no las hay y robando tiempo a tu familia que mucha falta le hace. Pero para mi sorpresa y para mi admiración no hubo ni una sola crítica, al contrario. Me emocioné por el ejemplo de seiscientos hombres que no iban a cazar. Pero las gestiones de su presidente le facilitaron cazar el conejo, eso sí por daños en la agricultura, que si no, nada. Hombre, aquí se acojonaron el famoso político y el supuesto técnico pues temían a los agricultores que sí estaban de parte de nuestro presidente. Pero claro esto fue para el descaste de conejo. Pero llegó la veda general y sólo se autorizó seguir con el conejo. Como buen presidente pidió que se autorizara la liebre, que también hace daño en los cultivos, el zorzal, que también hace daño a las aceitunas, y la paloma, que también hace daño al cereal. Pero como el político y el técnico seguían dispuestos a putear, autorizan al coto a cazar la liebre y la paloma sólo en cuatro puntos donde ellos dicen que pueden hacer daño. El resto del coto, nada. Con dos cojones la junta directiva de la UPC rechaza esta autorización y solicita a estos dirigentes que expliquen como se puede cazar con galgos en la parcela tal del polígono tal sin salirse de ella. Y es que es de locos, o mejor dicho de ineptos, este tipo de autorizaciones. Vamos que los que los leemos nos echamos a reír. No tenéis ni puñetera idea de lo que pasa en el campo. No sabéis nada. Seguid en vuestros cómodos sillones que vais bien. Hombre que esto pasara hace cuarenta años tendría explicación, pero ahora, en nuestra tan renombrada forma de vida, la verdad, no se entiende. Me dijo en cierta ocasión un buen amigo, político de profesión, “los políticos estamos para servir a la gente”. Por suerte contigo he podido comprobar que esta frase que yo creía utópica a veces se cumple. Pero por desgracia con actuaciones como las que relato es mejor decir, “los políticos estáis para cabrear a la gente”. Y no creáis que este político, de pura cepa, es de otro partido político que quiera aprovechar la coyuntura, NO. Es del mismo partido político, ¡pero amigo mío, diferente persona!. Por suerte cada cuatro años los ciudadanos de a pié tenemos el poder de aprobar las gestiones de unos y castigar las de otros. A veces el que está por encima de estos politicuchos los destituye de manera fulminante, pero otras veces los aguanta no viendo que con ellos irán arrastrados al fango. Allá ellos. El mes de Marzo está aquí ya. Amigos cazadores de Puente Genil, desde mi admiración os puedo decir con orgullo que tenéis un gran presidente y una gran junta directiva y que sois todos un ejemplo a seguir por el resto de cazadores. La temporada que viene os recompensará con un gran número de perdices, con gran número de zorzales y con un gran número de especies que sin duda os harán disfrutar y olvidar el mal trago de ésta. Otros sin embargo, os aseguro, no disfrutarán tanto el año que viene. Como seguramente este artículo saldrá publicado en nuestra revista en el mes de diciembre o tal vez en el de enero, os deseo a todos los lectores que paséis unas Navidades felices en compañía de toda vuestra familia y amigos y que vuestros mejores deseos se cumplan. Especialmente os deseo lo mejor para el año venidero a todos los miembros de la Federación Andaluza de Caza, con su presidente Carlos Astorga y con su secretario general José Mª Mancheño al frente, a Manolo Cardo y José Antonio, al Delegado Provincial de Córdoba de la FAC, Marcelino Jiménez y al equipo de su delegación, Sra. Angela e Isabel, a todos los integrantes de Intercotos, presidente José Mª Navas (P. Genil), a David Romera (Moriles), Francisco Cano (Patamulo), José Pérez (Montilla), José Reina (Rabanal), Juan Muñiz (Monturque), Antonio (N. Carteya), Antonio (Cabra), al resto de la zona de Sevilla y muy especialmente al amigo Manolo Fernández (Anzur) que sin duda necesitará de todo nuestro apoyo y mejores deseos. Por supuesto a todos los cazadores de mi coto, Aguilar de la Frontera, a todos los guardas para que el año venidero se cumplan sus deseos y ojalá se les reconozca su trabajo, a los señores agentes del Seprona, en particular a Paco Chamizo, a los miembros de la universidad de Córdoba a los que he tenido el gusto de conocer, Francisco Sánchez, Pablo e Isa, a todos los que como nosotros aman la naturaleza y al resto de la sociedad en general. De manera especial agradezco a mis “amigos de verdad” el apoyo que me han prestado en los momentos difíciles y a mi familia, mi mujer, mis niños, mis padres, su dedicación y su cariño. La caza sabrá llenar los momentos agridulces que pasamos a lo largo del año, nos recompensará con lances inolvidables y nos arrancará una sonrisa que fortalecerá nuestro corazón para ser cada día mejores personas.

Subir

AMIGO, MANOLO FERNANDEZ.

Hoy no me voy a meter con nadie. Hoy no voy a criticar a ningún político ni a ningún ecologista, que hacen ambos prácticamente lo mismo. Para mí, hoy es un día triste. Me cuesta empezar este artículo pero sé que debo hacerlo. Y no por obligación, no, sino porque hay un amigo que ahora más que nunca nos necesita. Hace unos días la fatalidad entró en la casa de un ser entrañable, nuestro amigo y Presidente del Coto “Anzur”, Manolo Fernández. Un desgraciado accidente de tráfico le arrebató la vida de su compañera, del ser que un día decidió formar parte de su vida y que le dio unos hijos y una familia de la que todos los que conozco, dicen “ejemplar”. Y digo “todos los que conozco” porque no tuve la suerte de conocer a Carmen, pero por lo poco que he escuchado a Manolo hablar de ella y con sólo escuchar que era mejor que él, me puedo hacer una idea de que sería una señora en el más amplio sentido de la palabra, culta, inteligente y amante de la vida, de los buenos momentos y de su familia. Para que os hagáis una idea de quien es Manolo para mí, os tengo que decir que sólo lo conozco de unas pocas de reuniones. O sea, que no es, como se suele decir, “para tener un amigo te tienes que comer un saco de sal con él”, una persona con la que tenga un trato diario. Sin embargo en las reuniones de cotos en las que hemos coincidido, principalmente en Intercotos, todos hemos coincidido en que se trata de esa clase de hombres que con sólo escucharlos se dan a querer. Se trata de un hombre culto, querido por sus compañeros, amable, servicial, agradecido, humilde. Un hombre que escribe letras a los coros rocieros, a las hermandades; en fin, para mí, un poeta “anónimo” al que sólo si se le da media hora es capaz de componer la letra más bonita que puedas imaginar. Decidimos ir a verle al hospital y jamás olvidaré sus palabras: ¡Tú también has venido, me dijo saltándose unas lágrimas!. ¡Qué buena gente, que buenos amigos!. En otro hilo de la conversación y refiriéndose a nuestro gran amigo José Mª Navas y a mí, dijo a los allí reunidos “no os podéis ni imaginar lo que dan de sí estos dos jóvenes por la cacería”. Hoy le he dicho a otro gran amigo, el Presidente de la Sociedad de Cazadores de Moriles, David Romera, “David se me saltaron las lágrimas cuando escuché esas palabras de Manolo, es como cuando se tira una piedra a un pozo y sientes ese “plon”, pues igual sentí en lo más hondo de mí”. Manolo, sé que el día que lea este artículo, seguramente le haré llorar; unas lágrimas se me escapan hoy a mí escribiendo. Imagino que el palo es durísimo y que es sólo para el que lo pasa, pero he tenido la oportunidad de conocer a sus dos hijos y a sus dos nueras, y me cuentan que tiene nietos. Su familia carnal sigue ahí, necesitándolo. Los jóvenes a veces nos creemos los más listos de la vida, hasta que llega el de arriba y te demuestra que hay que acudir a la experiencia de un ser mayor. Su familia laboral, imagino que tres cuarto de la misma. Y su familia cazadora, sé de buena tinta que necesita de su buen quehacer y de su apoyo. Tanto el coto Anzur, como Intercotos, lo necesitamos. Siempre debe haber alguien “de pluma” en esas reuniones. ¿Cuántos años lleva de Presidente en el Anzur?. Ya habrá perdido hasta la cuenta. Manolo, cuando alguien está tantos años en un cargo es porque, necesariamente, las cosas se hacen bien. En fin, Manolo, sé que el vacío será enorme, pero ojalá este pequeño artículo sirva para alimentar la fuerza necesaria para seguir adelante.

Subir

ASNOS ESTUPIDOS

En innumerables ocasiones he tenido la impresión de estar perseguido por una sociedad que nos ve a los cazadores como una especie ha extinguir sin detenerse a pensar en que este castigado colectivo es tan necesario en la naturaleza como la propia vida. En muchas ocasiones he podido observar como los llamados defensores de la naturaleza echan la cara a otra parte ante los verdaderos problemas del campo. Mientras, sin embargo, no tardan en echarnos la culpa de todo lo que respecta al campo y su entorno, y no se dan cuenta de la gran labor que se realiza como sembrar cunetas, veredas, arboles frutales, instalar bebederos y comederos, sin olvidar una gran labor humana de personas que se forjaron con la enseñanza que el campo les da. Sí queridos amigos les hablo de nuestros padres, abuelos y por qué no hermanos mayores, verdaderos conocedores del campo y cuanto les concierne. Nunca olvidaré las enseñanzas de mi padre como me inculcó su amor y respeto por la naturaleza, porque siempre decía, que antes de cazar conoce y respeta al campo y cuantos animales lo habitan, que nunca tires sin antes ver que la pieza es adulta y entender como tu perro te habla, te entiende y te comprende. Sí amigos acordarme de estas cosas me transporta a tiempos inolvidables en los que la palabra de un hombre era todo el papel necesario. Sí amigos este es el valor que quiero transmitir a mi hijo, respeto y admiración por todos los animales del campo pequeños y grandes, y como no, a las personas. No quiero despedirme sin antes hacer un llamamiento a todos los cazadores que eleven su voz para así hacer ver a todas las personas que nos critican y demostrar que no somos tan malos como nos creen, siempre desligando a aquellos que ensucian el nombre de cazadores y no son mas que cobardes sin escrúpulos que no piensan en el gran daño que hacen al gremio. Me despido saludando ha mi gran amigo Cristóbal por haberme animado a escribir estas líneas pensado que mis palabras remuevan la conciencia de aquellos que no nos supieran entender y decirles que quien mata verdaderamente son aquellos que envenenan nuestros campos y ríos con un arma peor los herbecidas y pesticidas, ¡aunque ésto no interese tanto a la administración! ¿verdad?.

Subir

LAS ARMAS DE FUEGO LAS CARGA EL DIABLO Y LAS DISPARA UN TONTO.

Son algunos los artículos que leemos en revistas de caza dirigidos a observar los penosos comportamientos que en determinadas ocasiones llevamos a cabo. Hace unos meses pude leer un artículo en nuestra revista “Caza Deportiva” en el que se hacía mención a los momentos previos a la práctica de nuestra actividad cinegética en la que la mayoría nos vemos en el bar y tomamos unas copas para entrar en calor y de las que en ocasiones salimos acalorados. Quien dice al amanecer dice al mediodía, momentos previos a la caza por la tarde. Decía dicho artículo que lo único que nos hace falta a los cazadores es que tengamos un accidente y demos positivo en alcohol. Pero no sólo quedan ahí los hechos que se pueden evitar y que con sólo un poco de sentido común redundarán en una mejor imagen del cazador. Y si nos ponemos a comparar y, aunque las comparaciones son odiosas, no todos los conductores vamos en sentido contrario. Como ejemplo podemos poner el pasar cazando cerca de una cuadrilla de trabajadores en el campo. De vez en cuando llega un agricultor quejándose que han disparado cerca de la cuadrilla. Desde mi punto de vista como agricultor puedo decir que los tiros suenan más cerca de lo que se cree y que no es agradable para nadie que disparen cercano a uno, ¡pongámonos en el lugar del que se siente que le van a llegar los plomos!. Desde mi punto de visa como cazador sé que hay infinidad de veces que aunque pasas cerca de la cuadrilla disparas en dirección contraria a ella y que nunca llegarán los plomos. Dado este razonamiento y aunque sepamos que no vamos a alcanzar con nuestro disparo a nadie, jamás debemos disparar porque el que vaya a escuchar el disparo nunca sabe a donde vamos a encarar nuestra escopeta. En cada cuadrilla de cazadores debe haber un “responsable” que la dirija y que en esta situación diga a los compañeros que no disparen en cercanía de personas. Cada día escucho más aquello de: ¡niños no peguéis tiros que hay gente delante trabajando!. Y yo aconsejo que esta frase se diga en el tono más alto posible para que la escuche la gente que trabaja y así, poco a poco, nos vayan viendo como gente responsable. Son muchos los problemas que llegan a los gestores de los cotos por cuatro inconscientes que no respetan a los agricultores. Quizá si estos cuatro pensaran que los agricultores son los verdaderos dueños de los cotos actuarían de otra manera. Podemos poner otro ejemplo como es el no respetarnos a nosotros mismos durante la caza. Aún se siente que sale un zorzal o una perdiz volando y disparan dos cazadores y …. ¡la pieza es mía. Nooooo… la he matado yo. Nooo… yo he tirado antes! Y yo pregunto: ¿De verdad merece la pena discutir por una pieza? Podemos poner otro ejemplo como es aquel de ponernos delante de otros cazadores para que poder disparar a las especies que saldrán por aquella esquina de la viña. ¿De verdad merece la pena que otro cazador nos diga que somos muy listos? Podemos poner otro ejemplo como es aquel de alardear que hemos cazado más bichos que incluso los compañeros de cuadrilla. ¿De verdad merece la pena alardear de haber cazado más? ¡Mira que luego nos pueden decir los compañeros que hemos ido por el ala por donde más se prevé que salgan!. Podemos poner infinidad de ejemplos, discutir por un puesto por que yo he llegado antes y yo le tenía señalado, invitarnos a un ojeo y ser el que más perdices mata (el año que viene si no te invitan preguntas porqué), irnos de cacería a otros cotos y criticar al nuestro y miles de ejemplos más que todos sabemos. Dice un amigo mío que abogados, jueces, jornaleros, presidentes, directivos, camioneros, dígase cualquier ser humano tenga la profesión que tenga, tenga los estudios que tenga, cuando se viste de cazador cambia radicalmente y ya sólo vale matar. Amigo, siento discrepar de ti. Sé que algunos sí, pero también sé que muchos no. Son algunos los que incumplen las normas pero son muchos los que las cumplen. Y sí, a lo largo de la vida de un cazador casi todos hemos incumplido alguna norma, pero quien no ha incumplido alguna norma de la sociedad en general. (Volvamos a las comparaciones odiosas: quien no se ha saltado alguna vez un STOP). El que esté libre de culpa que lance la primera piedra. Quizá si las actuaciones de nuestros dirigentes se destinaran a educarnos en las prácticas cinegéticas, quizá cuando seamos capaces de respetar para ser respetados, quizá cuando seamos capaces de enseñar a los nuevos cazadores lo que a nosotros nos enseñaban, quizá si intentáramos que la sociedad nos viera no como matadores de animales sino como reguladores de la naturaleza, quizá algo cambiaría. Pienso que es el momento de que la sociedad en general nos vea como lo que de verdad somos la mayoría. Puede ser el momento de unirnos a la administración y de unirnos a los ecologistas. Y no, no estoy loco, ni tampoco me considero tonto. Y si no pensad a donde hemos llegado hasta ahora enfrentándonos a los dos de antes. Quizá si fuéramos capaces de mostrar lo que hacemos por la naturaleza, si se publicaran artículos con la cantidad de bebederos y comederos que los cotos instalamos cada vez más, si se publicaran artículos con la cantidad de días de caza que la administración autoriza y que los cotos no autorizamos para no exterminar las especies, si se publicaran artículos con las semillas que sembramos en arroyos y cunetas para que los animales coman y los árboles que plantamos para recuperar la flora perdida, si se publicaran artículos con la cantidad de cosas que hacemos durante ocho meses del año para luego disfrutar cuatro, cosas todas ellas beneficiosas para nuestras especies cinegéticas, conejo, liebre, perdiz, pero también para los jilgueros, verderones, gorriones, camarines, cujadas, y tantas aves insectívoras, pero también para águilas, primillas, zorros, ginetas y tantos predadores que si hay especies de caza menor sobreviven, si no, no. Quizá cuando se nos vea como personas que salimos los domingos a quitarnos el estrés de la semana en contacto con la naturaleza respirando aire fresco en compañía de nuestros perros, en compañía de nuestros amigos a los que en ocasiones llevamos meses sin ver (son muchas personas las que pasean por parques con sus animales de compañía respirando la combustión de los coches en tantas y tantas ciudades) y que cazamos, sí, diez piezas pero que criamos cien, porque otras veinte servirán de alimento a los predadores, otras veinte morirán por enfermedades y las restantes quedarán para criar, quizá entonces veremos la luz al final del túnel. Pero para ello entiendo que se precisa un cambio de política, un cambio que nos haga salir no sólo en revistas de cacería que al fin y al cabo sólo leemos los cazadores, sino en periódicos y en programas de radio y de televisión distintos a los que sólo hablan de cacería, un cambio que nos haga tender una mano y trabajar junto a los ecologistas en programas destinados a recuperación de flora silvestre y de respeto al medio ambiente, un cambio con respecto a la administración para trabajar en este sentido ayudándola por ejemplo con conejos de campo para el lince a cambio de actuaciones beneficiosas para la naturaleza. Si es verdad que todos somos amantes de la naturaleza es el momento de unirnos por ella. Quizá es el momento de reflexionar y de demostrar que somos practicantes del “deporte” de la caza. Desde estas líneas invito a nuestros dirigentes a esta reflexión así como a todos los cazadores en general. Lo mismo pronto podemos cambiar el dicho que encabeza este artículo por: “Las armas de fuego las carga el diablo pero, por suerte, las dispara un cazador”.

Subir

Aguilar de la Frontera, caza y naturaleza.

Bajo este título los cazadores, una vez más, vamos a demostrar que somos defensores de la naturaleza, que somos ecologistas, que defendemos y garantizamos el medio ambiente y que sobre todo educamos porque sentimos estos valores arraigados de generación en generación. Desde estas líneas invito a todas las Sociedades de Cazadores, a todos los cotos, a todos los organismos que luchamos por la naturaleza a que insertemos en todas las revistas, en los periódicos, en los medios de comunicación, todas aquellas labores que realizamos por este fin. Sólo demostrando lo que verdaderamente hacemos nos verán como lo que somos. En el seno de la nueva Junta Directiva de la “Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto” de Aguilar de la Frontera surgió la idea de plantar árboles en nuestro coto con el fin de mejorar la precaria situación de los animales, los cuales pasan sed, hambre y no tienen donde refugiarse. Pero la idea fue aún más allá. Nos propusimos que fueran los niños de las escuelas los que vivieran in situ la asignatura de conocimiento del medio. Ellos serían los verdaderos protagonistas de esta idea. Ellos serán los verdaderos beneficiados de esta plantación, porque ellos, sin duda, podrán decir dentro de unos años: ¡ese árbol lo puse yo!. Y… ay de aquel que intente maltratar a dicha planta. Puestos en contacto con el Ilustre Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, todo fueron facilidades. Gustó tanto la idea que desde nuestro alcalde, Francisco Paniagua, pasando por nuestro concejal de medio ambiente, Pepe Rodríguez y como no, Marisa Portero, todo fue un apoyo constante hasta ver la idea cumplida. Han sido muchos los días de reuniones, muchas las horas que se han dedicado por todos, especialmente por mi junta directiva, pero sin duda mayor ha sido la satisfacción al ver la cara de esos niños haciendo algo desconocido para ellos. Todo comenzó con el acuerdo que nuestra Federación Andaluza de Caza tiene suscrito con la Consejería de Medio Ambiente en virtud del cual nos podemos beneficiar de árboles y plantas para reforestar nuestros acotados. Antes de continuar quiero agradecer a la F.A.C. el apoyo recibido y en especial a José Mª Mancheño la colaboración que nos ha prestado. Después de recibir aproximadamente dos mil árboles nos pusimos manos a la obra organizando primero plantaciones con nuestros socios en arroyos, eriales y padrones; han sido varios los fines de semana en los que los socios, altruistamente, se brindaron a plantar álamos, moreras, membrillos, higueras, tomillo, romero, etc… con el único fin de mejorar la situación de la flora y de la fauna. Gracias a Miguel Carretero, Juan Suárez, José Poyato, Manuel Poyato, Juan Carretero, Manuel Urbano y algunos más (perdonad que no recuerde los nombres), los arroyos de Colín, Cortijo del Rey y Posa Herrera han sido repoblados. Pero lo mejor estaba por llegar. El día 20 de marzo comenzó la primera de las plantaciones con los niños. Un total de 210 niños de los colegios de educación primaria de nuestro pueblo, C.P. Alonso de Aguilar, C.P. Mª Coronel, C.P. Carmen Romero y Colegio Concertado Jesús Nazareno montaron en autobuses dispuestos a pasar un día inolvidable. No pudo comenzar mejor la mañana con un desayuno molinero ofrecido por la Cooperativa Olivarera ”Jesús Nazareno” en el mejor marco posible, su magnífica bodega, en el que todos, niños y mayores, degustamos un inmejorable “hoyo” de pan con queso y aceite de oliva especialmente preparado para la ocasión por el gran maestro aceitero, D. Juan Antonio Maldonado. Todos, niños, profesores, alcalde, concejales y prensa visitamos las instalaciones de esta inigualable cooperativa, buque insignia del aceite aguilarense. Agradecimiento especial merece su presidente, D. Rafael Rosa, que desde que conoció la idea se ha volcado con esta Sociedad de Cazadores e igualmente merece las gracias Luis por haber cuidado de estos árboles durante tantos días. Terminado el desayuno nos dirigimos a la finca Los Lapachares de titularidad municipal donde los niños recibieron de regalo una gorra y una pegatina. Durante toda la mañana estuvieron plantando árboles. Moreras, almeses, membrillos, palmeras, palmitos, romero y otras plantas fueron plantadas, protegidas y regadas. Los niños aprendieron a coger una azada, pisar la peana del árbol para asentarla en la tierra, poner un protector y un tanto que le sirva de guía y posteriormente a regar. Para concluir la jornada nuestro guarda, Andrés Santos, fue el encargado de ofrecer una magistral clase práctica de instalación de comederos y bebederos. Se me quedaron grabadas varias frases a lo largo de la jornada: una fue la que más repetían los niños a los miembros de la junta directiva y que encabezaban siempre de igual manera: “maestro…. “ pero sin duda la de una profesora del colegio Jesús Nazareno: “jamás pensé que los cazadores hacíais tanto por la naturaleza”. El día 27 de Marzo volvíamos a repetir la experiencia, esta vez con los alumnos de los institutos “Ipagro” y “Vicente Nùñez”. El desayuno esta vez fue ofrecido por otro icono de nuestro pueblo, la Cooperativa Vitivinícola Local, donde como no podía ser de otro modo disfrutamos de un magnífico desayuno molinero donde los más atrevidos saboreamos ese magnífico caldo que dan estas tierras de labor, fruto de magníficas vides. De nuevo nuestro más sincero agradecimiento a su presidente, José, y a Pepe, encargado, así como al resto de trabajadores que hicieron posible una estancia especial. Acto seguido nos dirigimos de nuevo a la finca Los Lapachares con el fin de terminarla de plantar. Los adolescentes fueron obsequiados de nuevo con gorras y pegatinas con el logo del encabezamiento: “Aguilar, caza y naturaleza”. Especial atención mostraron los alumnos a la clase práctica de nuevo impartida por Andrés Santos en la que aprendieron a instalar un bebedero y sobre todo aprendieron porqué se instalan y los problemas acuciantes de la naturaleza, del descenso de los acuíferos, de la falta de alimento y del abuso de herbicidas. Para finalizar visitamos el centro de visitantes de la Laguna de Zóñar. El día 31 de marzo nos dirigimos a otro emblema de nuestro pueblo, las ruinas del Castillo de la antigua ciudad de Poley, donde los niños del Taller de Menores y la Ludoteca plantaron más de trescientos pinos que el día de mañana permitirán realzar las ruinas de lo que un día fue la fortaleza de esta bella ciudad, en la que tenemos el privilegio de vivir y a la que a todos os invito a conocer. Sin duda este último día fue especial. Cuando te encuentras con niños que provienen de familias en difícil situación económica y ves la ilusión con la que acogen todo lo que se explica y todo lo que se hace, la verdad es que se te remueve el alma. Cada vez que me decían: ¡maestro, esto sí que está chulo!, ¡maestro, este zumo sí que está bueno!, maestro…., maestro puedo…. ; niños con una educación inigualable, niños que aún hoy nos ven por la calle y nos llaman la atención … ¡maestro..!. Sin duda algo especial ha ocurrido en nuestro interior a partir de esta experiencia, algo no olvidado pero lejano ya por nuestra pasada niñez, algo que ha llenado ese vacío que provoca el tiempo con el paso de los años. Aún nos falta un grupo que por su edad quizá no disfrute de estos árboles pero que sin duda los que estemos dentro de unos años por aquí recordaremos, el grupo de los abuelos del centro de mayores. Sin duda será una de las experiencias más gratificantes. En total han sido aproximadamente novecientos árboles plantados por más de quinientos niños, árboles que servirán para dar cobijo a los animales, frutas que alimentarán a personas pero también a conejos, liebres, perdices y jilgueros, ruiseñores, gorriones y tantas y tantas aves insectívoras, pero sobre todo árboles que han enseñado a niños a cuidar la naturaleza, a sentirse partícipes de ella, en definitiva a amarla, niños muchos que muy pronto serán socios de esta Sociedad de Cazadores. Por todo ello, por nuestros animales, por nuestros hijos, nunca mejor dicho: ¡sembrando el futuro! No quisiera terminar este artículo sin agradecer a mi tesorero, Rafael López Prieto, haber sido el autor de esta magnífica idea en una de aquellas mañanas de helada en el chaparral. No nos olvidemos nunca que la tierra es para el que la trabaja y las medallas para el que se las gana. Gracias Rafa.

Subir

Orgullo cazador, orgullo aguilarense

Por regla general cada ciudadano de un pueblo cualquiera lleva con orgullo la tierra donde nace. Recuerdo que en el viaje de fin de curso del instituto estuvimos en París; cuando después de tan sólo una semana divise el Peñón del Moro, un escalofrío me subió las piernas arriba: Aguilar de la Frontera, mi pueblo. Otro tanto igual ocurre con aquellas aficiones que mamas desde antes de nacer. A mi hijo Raúl ya le simulo los cantos y ruidos de los animales y enseguida dice: papá, un pirigón, o un cochino valí. Los que nacimos cazadores porque de generación en generación así se ha ido transmitiendo y porque lo llevamos en las venas y los que además llevamos en las venas el nombre de Aguilar de la Frontera nos sentimos apenados por diversos artículos “colgados” en Internet en los que varios desalmados nos insultan sin motivo alguno. Como todos recordaréis hace unos meses Internet era un hervidero de noticias sobre un perro de raza mastín que había sido sacrificado en nuestro pueblo. Entre otros títulos destaco uno que por su sentido me produjo un tremendo reparo: “el asesino de Aguilar de la Frontera” . Esa era el título que desarrollaba el sacrificio de dicho perro. Imaginaros todo aquel que se meta en Internet y ponga Aguilar de la Frontera y salga este título: ¿cuál será su primera impresión sobre nosotros?. Como aguilarense sentí que se estaban pasando; indagué y la verdad es que las páginas en Internet, la gran mayoría de “ecologistas”, daban miedo. El nombre y el teléfono del alcalde, el del concejal, el del veterinario, amenazas a éste último, etc…Y todo ello sin contar las innumerables denuncias de vecinos por la peligrosidad de este perro de gran tamaño y con mucha posibilidad de transmitir enfermedades en los niños. Desde la lejanía pues ya digo se trataba de un perro de raza mastín, raza que no es de caza, y además que se produjo dentro del pueblo por personal autorizado sentía que se estaban pasando con nuestros políticos, con el veterinario y con nuestro pueblo, pero para nuestra sorpresa una de las páginas finalizaba diciendo: “este es el número de teléfono del veterinario que atiende a los putos cazadores y galgueros de este primitivo pueblo: Aguilar de la Frontera”. Hombre ahora además ya nos estaban tocando a los cazadores. Os puedo decir que ya está en manos de los abogados de la Federación Andaluza de Caza estos artículos para depurar las responsabilidades oportunas. Pero yo pregunto ¿qué hemos hecho los cazadores?. Nosotros somos gente humilde y gente respetuosa. Cada cual que tenga sus creencias, que practique los hobbies que quiera, además nos parece estupendo que haya personas que recojan a los animales vagabundos y los cuiden, pero que no nos insulten. El respeto es la base de la convivencia y sin él todo se va al garete. Nosotros, los cazadores, no queremos entrar en polémicas, no queremos enfrentamientos con ningún ecologista porque entre otras cosas nosotros nos consideramos los primeros ecologistas y además lo demostramos. ¿Cómo? Pues miren ustedes, sembramos fincas y ponemos comederos para que los animales puedan comer, ponemos bebederos para que los animales puedan beber (el presupuesto para este fin ronda los diez mil euros anuales), plantamos árboles para dar cobijo a los animales, etc…, etc… Y cuando digo animales lo digo en plural: los cazables y los no cazables, porque en un comedero y en un bebedero come y bebe una perdiz, o un conejo, pero también un jilguero, y una cujada y un camacho y un águila y un zorro. Además organizamos actividades para concienciar a los jóvenes a respetar a la naturaleza como es el caso de las plantaciones de árboles realizadas por los niños de las escuelas, institutos y taller de menores. Además organizamos actos para alegrar la cara a los mayores como la primera velada de trovos en beneficio de la residencia municipal de ancianos. Todo ello por nuestro deporte y también por nuestro pueblo. Por todo ello, porque no estamos dispuestos a que nadie manche nuestro nombre ni nuestro deporte ni mucho menos el de nuestro pueblo, decimos a este tipo de señores y señoras que antes de insultar y de criticar piensen el daño, sin motivo ni razón, que pueden hacer y piensen que luego tendrán que hacerse responsables de lo que han dicho o escrito. Por las calles de este pueblo no se pasea en taparrabos y las casas ya no son cavernas ni cuevas y tenemos paisanos que son presentadores de televisión, paisanos que son delegados provinciales en materia política, jueces y magistrados en Madrid, directores de cine, y sobre todo mucha gente humilde y honrada que pasean por el Llano y que te saludan cuarenta veces en el día. Por eso, porque es mi responsabilidad defender a todo un colectivo compuesto por mil socios y porque siento mi afición y siento a mi pueblo en lo más hondo de mí, sabed que por este camino siempre me encontraréis de frente, por el camino de la humildad y del respeto siempre me encontraréis al lado de la razón. Que nadie insulte a nuestro colectivo ni a mi pueblo. Yo me siento orgulloso de ser cazador y aún más de haber nacido, de vivir y de criar a mis hijos en este pueblo, emblema de la campiña cordobesa, que se llama: Aguilar de la Frontera. Cristóbal Reina Sicilia Presidente de la “Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto”

Subir

D. José Varo Cruz, “Varo, El Guarda”

Recuerdo que con ocho años mi padre me ponía en los padrones a hacer aguardos a los conejos. Recuerdo que siempre me decía que cuando cumpliera los catorce años me sacaría el permiso de armas. Por aquel entonces tramitaba los papeles de los permisos de armas un tal Varo el Guarda. Recuerdo que fui con mi padre a la calle Clavijo a ver a este señor. Recuerdo a un hombre ya mayor en una habitación con muchos papeles, con un libro de apuntes, con certificados de penales y con licencias de caza. Hombre Cristóbal, ¿a quién me traes?. Varo este es mi hijo y le vamos a sacar el permiso de armas. Se me queda mirando y me dice: el primer permiso de armas te lo voy a sacar yo pero será el primero y el último. ¿Por qué dice Vd. eso?, le contesté. Ya lo verás, me dijo él. Me contaba mi padre que este hombre había sido presidente de la Sociedad de Cazadores y que además fue guarda rural. Pronto indagué en aquel ser misterioso y pronto me hice su amigo. Cada vez que le visitaba me recibía con los brazos abiertos, tanto él como su esposa, y cada vez más me enseñaba los entresijos de los papeles del coto. Se trababa de un ser de estos que cuando hablas con ellos te intriga por la cantidad de experiencias y por la gran sabiduría que atesora su vida. Pronto comencé a ver las actas antiguas, a comprobar que efectivamente Varo había sido presidente en tiempos difíciles, que mi abuelo, mi padre y mis tíos habían sido directivos con él. Hace unos años me propuse hacer un libro con la historia de mi Sociedad de Cazadores que aún hoy no ha visto la luz. Una buena tarde llamé a su yerno, Jesús, al que agradezco su atención en todo lo que me ha proporcionado, y me dijo a mi suegro le han cortado una pierna y hay días que está bien y otros no tanto, pero si vais a verlo seguro que lo alegráis. Llamé a mi padre, a mi primo Juanito y a Andrés el Guarda, cogí la cámara de vídeo y nos fuimos a su casa. Saludé a Varo y le pregunté: ¿José sabe Vd. quien soy?. ¡Hombre Cristóbal! Me respondió y le vi asomar unas lágrimas. Pronto comenzamos a hablar y su hijo me permitió grabarlo. Todos nos quedamos sorprendidos al comprobar que durante casi hora y media, Varo recordó todas las anécdotas, con pelos y señales, se acordaba de donde estaban los chaparros, los olivos manzanillos, las matas y los padrones de nuestro coto. Nos hizo disfrutar. José Varo fue guarda rural en aquellos tiempos difíciles de nuestra historia reciente y fue presidente de esta Sociedad de Cazadores en los períodos comprendidos entre el 03-07-1964 al 10-04-1973 y del 30-09-78 al 12-03-1981. Recuerdo que hace unos años el Icona le daba permiso para poner lazos en la Laguna de Zóñar para pillar conejos, y allí lo veía cada instante. El día treinta y uno de julio viajé a El Rocío para asistir a una reunión de la Caza Menor de la FAC y aproveché para quedarme unos días en tan encantador lugar junto a mi familia, que ya se lo iba mereciendo. Recuerdo que aquella noche soñé con mi amigo Varo y que en dicho sueño dije: mira que si muere Varo y no estoy en Aguilar. A las nueve de la mañana suena el teléfono y mi amigo Paquillo me dice: ¿sabes que ha pasado? No, contesté. Ha muerto Varo el guarda. Me acordé del sueño y me acordé del destino y de esas cosas que te tienen que pasar para que las creas. Envié en representación de nuestra Sociedad de Cazadores una corona a su sepelio pues no pude asistir. A los pocos días recibimos una carta de su hija Ana agradeciendo el detalle. No hay nada que agradecer, Ana, es lo mínimo que tu padre se mereció y solo siento no haber podido asistir a su entierro. José Varo, Varo el Guarda, siempre estará en nuestro corazón, de los que nos consideramos sus amigos y de los que fueron sus compañeros, pero sobre todo siempre estará en el corazón de todos los cazadores de Aguilar de la Frontera y yo que tengo el honor de ser presidente, como él en su día lo fue, te prometo que haré todo lo que esté en mis manos porque la historia recuerde a tu padre como una gran persona, como un gran amigo y sobre todo, como un gran cazador. Cristóbal Reina Sicilia. Pte. Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto Aguilar de la Frontera

Subir

LINCE, EL FELINO MÁS AMENAZADO DE LA TIERRA.PERO…¿ POR QUIEN?

Hace unos meses calló en mis manos un sorprendente y a su vez escalofriante artículo de prensa escrito por una valiente mujer, una mujer, vuelvo a decir, valiente, pues lo que decía en este articulo no era sino más que la voz cansada de una persona que veía como se estaba tratando a una especie protegida en grave peligro de extinción y como unos pocos o muchos se enriquecían a costa de este pobre animal. El articulo en cuestión se titula “EL FILON DEL LINCE IBERICO” y la valiente es Purificación González de la Blanca y esta mujer era vocal del Patronato de Doñana. Supongo que artículos como este habrá muchos pero este me ha llamado la atención especialmente por la dureza como tratan a este animal que lo único malo que ha hecho es el nacer lince; pues bien el artículo en cuestión está publicado con fecha de 14, Martes, de Octubre de 2008 en la página 26 y dice cosas como esta :” Acabamos de leer la noticia de la muerte por electrocución de una hembra de lince (El Mundo, 09/10/08) , en el centro de la Olivilla (Jaén) , que había sido capturada de la libertad para ser sacrificada a ese monumento al descaro y a la incompetencia que son los planes de cría en cautividad del lince” , pero publica dos párrafos de una carta de un particular, que dice así: “ Tengo una viña en Sierra de Andújar en la zona más importante, los veo muy a menudo, hasta el punto de haber visto a los linces entrar en mi corral a comer conejos cazados por ellos , buscando la seguridad de los muros. El proyecto lince instala capturaderos con palomos, pues bien, yo he presenciado la muerte por deshidratación e inanición de un lince capturado en una jaula situada a pleno sol que, por lo visto, no se visitó en cinco días. Cuando se dieron cuenta estaba ya agonizando y no pudieron hacer nada por él; tendrían cosas más importantes que hacer “. Otra carta recibida a finales de 2007 dice en sus líneas, Purificación: En una finca en la carretera del Santuario de la Virgen de la Cabeza (Andújar), construyeron un pequeño recinto alambrado en el que apresaron dos linces… pero olvidaron proporcionarles comida y agua. Y aparecieron muertos. Lo peor es que esto es lo cotidiano desde hace treinta años en lo que al lince se refiere. Siguen las líneas: “Acabados los linces en Doñana a costa de subvenciones, claro, inventaron los programas de cría en cautividad y se trasladaron a Sierra Morena, iniciándose el robo de linces de fincas en los que estaban sobreviviendo en condiciones aceptables a “pesar de que se trataban de cotos de caza “para torturarlos haciéndole miles de pruebas y convertirlos en ratas de laboratorio. No contentos, llenaron de trampas sus territorios, siendo capturados durante muchos años con cepos acolchados, que dejaron mutilados, heridos o lesionados al 60% de los que cayeron en esos cepos. Los marcaron con collares rígidos y coloreados provistos de antena, que los imposibilitaba para la caza, no sólo por aprisionarles el cuello sino por eliminar su principal arma, adquirida a lo largo de miles de años de evolución: el mimetismo. El programa Life no ha hecho otra cosa sino que llenar de cámaras y trampas su territorio robando ejemplares de lugares donde sobrevivían. Pero ahora viene el “kit” de la cuestión y sino verán los datos que arrojan a la luz: más de 1.000 millones de pesetas en proyectos sobre el lince, anteriores a 1990, solo en Doñana. A los que hay que sumar “trabajos sobre el lince” del 93 al 97 por un importe de 64.260.110 pesetas, y mas de 500 millones de pesetas de la UE/Life entre el 96 y el 98 estos datos los publica el suplemento Crónica de EL MUNDO, el 1/3/98. Y por no hablar de las subvenciones de la Conserjería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, de empresas públicas como Tragasa y Egmasa, de empresas privadas como la Glaxco Welcome , Lubricantes Visco y de la Fundación del SR: Botín esta con 600.000 euros. A la fase del programa 2003 ,2006 le asignaron 30.000.000 de euros publica el EL MUNDO, 10/10/02. Pero este problema llego asta el senado donde se hablo de 5.500 millones de pesetas para la salvación de este mamífero, lo que según las cuentas de la oposición, saldría a unos 20 millones de pesetas por cada uno de los ejemplares que se estiman que aún sobreviven. Pero es mucho más. Otros recientes”trabajos” sobre esta especie alcanzaron los 676.353 euros y los” trabajos” desgraciadamente están a la vista. Proteger al lince es respetarlo, dejarlo en paz, pero ésto no da dinero. Pues bien a estas palabras de Purificación no ha habido hasta donde yo sé, respuesta alguna, y ella da nombres y apellidos que culpan la incompetencia de algunos de estos llamados técnicos de Medio Ambiente, que están más preocupados por las subvenciones que realmente por este animal tan amenazado. He tenido la oportunidad de conocer este verano a un gestor de un pequeño coto de una zona donde se encuentran linces y me comentó que en su propio coto cazaban sin ningún problema 5 linces y no tenían ningún miedo a los cazadores, no dudaban en pasearse delante de ellos mientras cazaban. Me contaba también que los linces, se veían en la necesidad de desplazarse a los cotos buscando la caza allí abundante, y que se sentían más tranquilos pues no tenían a estos señores dando la lata con sus cámaras y transmisores. Paradojas de la vida, verdad, los linces buscan refugio en los cotos, esos cotos que gestionan cazadores de toda la vida, gentes humildes y sin subvenciones, y tantas veces criticados y perseguidos por dichos señores que no dudan en hacer la vida imposible a todos los cotos aledaños con papeleos y mucha, mucha burocracia haciendo desistir en muchas ocasiones de sus empeños, que al final de todo es un bien para todos, y podrían fijarse en el modo de gestionar los cotos para poder aplicar estas técnicas, y así, subir entre todos los índices de este bellísimo animal, pero como dice Purificación en su artículo, y muchos de nosotros pensamos, ésto no da dinero, y si el lince se recupera se acabó el chupar de la teta. Pero sí que el gobierno o a quién le competa tendrían que poner pies en pared y destituir a los culpables de estas cifras escalofriantes, por que cualquier persona que en su trabajo no es competente lo destituyen en el acto, y a estos señores deberían de haberlos destituido ya hace tiempo y no dejarlos que engorden sus bolsillos a costa de un animal tan amenazado como bello. Me despido esperando que estas palabras sirvan de algo y alguien dé soluciones, para que en un futuro nuestros hijos puedan disfrutar de este y todos los animales de la Fauna y FloraIbérica. Miguel Ángel Morales García Secretario de la Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto Aguilar de la Frontera (Córdoba).

Subir

HASTA PRONTO PRESIDENTE

Recuerdo cuando comencé en este mundo de la gestión de la caza, hace ya más de quince años, que acompañaba al entonces presidente de mi Sociedad en los viajes que se hacían necesarios hacer a Archidona, a la Federación Andaluza de Caza.
   Allí tuve la suerte de conocer a un joven abogado, un tal José Mª Mancheño, un joven biólogo, un tal Manolo Cardo y a un señor llamado Carlos Astorga. Desde aquel entonces fuimos entablando amistad a base de los quebraderos de cabeza que la gestión de la caza depara a los que tenemos la responsabilidad de dirigir a este colectivo.
   Dicen por mi tierra que “los años no pasan en balde” y al que más y al que menos le empezaban a salir las canas y con ellas se iba fomentando, desde la lejanía, la amistad que desde hacía años iniciamos.
   Gracias a estos artículos que comencé a escribir hace ya algunos años tuve la suerte de compartir mesa con Carlos y su señora en las distintas comidas navideñas y en otras galas organizadas por la F.A.C., donde además compartía compañía con muchos amigos cazadores de nuestra comunidad. Allí comprobaba que la edad no perdonaba a ninguno y en especial por Carlos, no en vano era mucho más mayor que yo y conforme vamos avanzando se nos hace más notable, pero sí recuerdo que la mente le funcionaba perfectamente, seguía siendo un ser entrañable y un perfecto director de nuestra asociación.
   Recuerdo que un año teníamos unos problemas muy graves con los conejos y que los que tenían que darnos la solución hacían caso omiso. Un buen día me dirigía de vacaciones hacia la aldea de El Rocío y sonó el móvil: Cristóbal soy Carlos Astorga, ¿qué problema tienes con los daños de los conejos? Tras explicarle lo que había no tardó en sonar de nuevo el móvil y esta vez era un amigo trabajador de la administración que alegrándose me dice: ¡Cristóbal, no sé lo que has hecho pero es la primera vez que veo nerviosos a todos éstos! No sé lo que hizo Carlos, ni a quien llamó, simplemente solucionó el tema.
   Un buen día me dijo tomando un café: “me gusta mucho como escribes”. Aquellas palabras me animaron a seguir haciéndolo y a sacar mes a mes unos minutos para enriquecer nuestra revista y por ende nuestro deporte. Recuerdo que uno de mis artículos se titulaba “Unión, esa es la cuestión” y lo escribí con motivo de la manifestación que tuvo lugar en Madrid en defensa de la caza. Y lo titulé así porque en la tradicional comida navideña nuestro presidente Carlos Astorga concluyó diciendo: “los cazadores debemos estar unidos”.
   Un buen día me llama mi amigo Pepe Navas y me dice: ¿sabes que Carlos ha tenido un accidente?. No, contesté. Desde entonces todos nos fuimos preocupando por su estado. En la tarde noche del día 20 me encontraba ultimando los detalles de mi asamblea general que se celebraba el día 22 cuando me llamó otro gran compañero de Carlos, Marcelino Jiménez, y me dijo: Cristóbal, Carlos ha fallecido.
   Ante estas noticias uno a veces reacciona de distintas maneras, pero automáticamente se me quitaron las ganas de todo, recogí los bártulos y le dije a mi directiva, señores la reunión se ha acabado, ha muerto Carlos Astorga.
   El destino quizá quiso que el primer homenaje que una sociedad de cazadores rindiera a nuestro presidente fuese la nuestra al día siguiente de su entierro. Más de 400 socios rendimos un emotivo minuto de silencio en memoria de Carlos.
   Sé que sin duda sois muchos los que pudisteis trabajar de manera diaria con Carlos, sin duda muchos lo conocisteis mejor que yo, pero sin duda en mí, en mi familia y en mi sociedad de cazadores Carlos dejó un vacío difícil de llenar.
   Cuando llegué a mi casa y se lo conté a mi señora ambos sentimos algo especial. Ambos recordamos como Carlos nos trataba y no sólo él sino también su compañera, una mujer especial con una entereza inigualable, cariñosa y sobre todo muy sencilla y muy humilde.
   Recuerdo que el párroco que ofreció la misa dijo: Carlos se lleva nuestro amor y nosotros nos quedamos con su amor.
   Es momento de hacer balance, de recordar el trabajo de Carlos y de todo su equipo, de sus logros y de sus errores, pero sobre todo del amor y la dedicación a nuestro colectivo y a nuestro deporte.
   Por todo eso este es mi pequeño homenaje a mi presidente, a su esposa y a Macarena, su hija, y me despido deseando al que tenga el honor de presidir de ahora en adelante la F.A.C. que cuando menos iguale el trabajo de Carlos.
   Y recordar todos sus palabras: LOS CAZADORES DEBEMOS ESTAR UNIDOS.

Cristóbal Reina Sicilia.

Subir

CRUZ DE MAYO

Por suerte son cada día más los artículos y las fotografías que podemos ver en nuestra revista sobre la recogida de basura de nuestros campos por los cazadores. A línea de uno de las grandes líneas propuestas por nuestro presidente, José Mª Mancheño, “la imagen del cazador”, los socios de mi sociedad de cazadores no han querido ser menos y todos han colaborado en la recogida de cartuchos usados, envoltorios y latas. Un total de veintisiete sacos de cartuchos vacíos fueron recogidos de nuestro río, arroyos y olivares. Para ello se dispusieron varios bidones en puntos estratégicos donde a lo largo de la temporada los cazadores los iban depositando.
   Pero pensamos que “la imagen del cazador” no debe quedarse sólo en recoger cartuchos vacíos, el abanico debemos hacerlo más amplio mediante ideas que al final serán las que hagan que la sociedad nos vea como lo que somos.
   En agradecimiento a todo el esfuerzo que nuestro ayuntamiento nos está dedicando decidimos colaborar con las cruces de mayo de nuestro pueblo. Recuerdo las palabras de nuestra concejal de obras, Manoli Navarro, los pueblos se hacen grandes por sus vecinos, si sus vecinos colaboran en los actos y en los intereses del pueblo el pueblo mejorará, si por el contrario sólo pensamos en nosotros mismos y no participamos los pueblos no avanzarán. Puestos a recordar, recuerdo a José Mª Mancheño, si no hacemos todos federación la federación no llegará.
   Decidimos que nuestra sociedad de cazadores hiciera por primera vez en su historia una cruz de mayo. Me comprometí con Marisa Portero en hacer una cruz original, nunca vista y la verdad es que entiendo sus dudas después de muchos años de cruces, pero estábamos decididos a que así fuera y de que mejor manera que reciclando los cartuchos que los socios habían recogido del campo.
   El resultado fue una cruz compuesta por 653 cartuchos vacíos de colores blanco, verde, rojo y amarillo simulando las banderas de Andalucía y de España. A los pies varios animales disecados y una barra ofreciendo tapas gratuitas a todos los que se acercaban. Nuestros socios alucinaron y Marisa reconoció la originalidad de la cruz.
   Nuevos retos, nuevos objetivos y nuevas ideas que harán que la sociedad vea a nuestro colectivo de otra manera.

Cristóbal Reina Sicilia

Subir

La “Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto” cumple su 50 Aniversario.

El pasado día 21 de Enero aprovechando la celebración de la asamblea general ordinaria de la Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto de Aguilar de la Frontera (Córdoba) celebramos nuestro cincuenta aniversario.
   A los actos conmemorativos de esta fecha mítica asistieron el Sr. Presidente de la Federación Andaluza de Caza, D. José Mª Mancheño, el Sr. Delegado Provincial de la Consejería de Agricultura y Pesca, D. Francisco J. Zurera, el Sr. Alcalde de Aguilar de la Frontera, D. Francisco Paniagua, el Sr. Delegado Provincial de la FAC en Córdoba, D. Francisco J. Cano y los Señores presidentes de las Sociedades de Cazadores de Moriles, Monturque, Cabra, Carcabuey, Montilla, Puente Genil, D. David Romera, D. Francisco Díaz, D. José Jiménez, D. Antonio Luque, D. José Pérez, D. José Mª Navas, respectivamente.
   Un total de 650 asociados comparecieron a esta asamblea donde fueron homenajeados todos los miembros de las juntas directivas que han tenido el honor de dirigir esta Sociedad de Cazadores a lo largo de estos 50 años así como los presidentes, D. Antonio Araque, D. Rafael Ruíz, D. Antonio Romero y D. Nicolás Encabo y a nuestro guarda, D. Andrés Santos Cárdenas, por su servicio a esta Sociedad de Cazadores a lo largo de los últimos veintisiete años. Así mismo se reconoció mediante la entrega de un azulejo homenaje a la Federación Andaluza de Caza y al Ilustre Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera su apoyo a esta asociación.
   Como colofón se hizo entrega de la primera edición del premio “Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto” a D. Antonio Araque Olmedo de un merecido homenaje por su labor al frente de esta Sociedad en los años en que tuvo el honor de presidirla y se nombró socio de honor a D. Carlos García, un cazador que disfrutará de nuestro deporte de una manera especial debido a la minusvalía que padece y que sin duda nuestra afición la hará más llevadera.
   Finalizamos el acto con una gran cena, sorteos y la actuación del cantaor Raúl Alcántara “Troya” que nos deleitó con todos los palos del flamenco.
   Desde estas líneas quiero agradecer a todos mis socios su espectacular comportamiento y a todos los presidentes y miembros de juntas directivas vecinos así como a las autoridades que nos acompañaron su presencia demostrando una vez más la unión de la que presumimos.

Cristóbal Reina Sicilia

Subir

HURGAR EN EL TIEMPO

Desde siempre, el ser humano se ha caracterizado por el interés de conocer su pasado, el como, el porque, cuando, donde…
   Posiblemente, esto nos haga ser mejores personas o quizá simplemente sabedores de antemano de no tomar el camino equivocado, rectificar a tiempo o simplemente olvidar.
   Se cumplen cincuenta años de historia, de la Sociedad de Cazadores y Club Peña el Coto, esta “Peña” de cazadores, sinónimo de lo que hoy técnicamente llamamos “Acotados, Sociedad de Cazadores o Cotos Deportivos” y que a lo largo de este período ha sabido conservar todos los nombres unidos en una sola entidad, hecho que os honra a todos los miembros de esta humilde y veterana Asociación.
   Desde estas líneas con tinte nostálgico y a su vez orgullosas de poder plasmar el afecto que siento por mis vecinos que ahora culminan una fructífera y gratificante andadura en el tiempo, pero que solo pocos meses atrás comenzó a cultivar un nuevo futuro plagado de proyectos y actividades en su afán de enaltecer aún más esta “Peña”.
   Para la Unión Pontanense de Caza, sus miembros, directivos y especialmente para mí, nos congratula formar parte de esta conmemoración, pero sobre todo será un inmenso orgullo, entrar en parte de su historia.
   Ahora nos corresponde a nosotros, los nuevos dirigentes, preservar y mantener nuestra actividad, dignificarla sobre todo y todos. Los tiempos cambian y se nos muestra con distinto prisma al de antaño, posiblemente por el aumento de nuestros detractores a sabiendas de la ignorancia en su conocimiento.
   Muchas, numerosísimas personas, socios o miembros de cualquier entidad, asociación, peña etc, ignoran al completo o en parte, la función de las actas de una entidad, no solo graban el momento o incluso parte del futuro con más o menos predicción, sino que además nos inserta fríamente como parte de nuestra historia para así tras el paso del tiempo, “HURGAR” en ella.

“Lo importante no es Cazar, sino estar Cazando”

Pepe Navas (Pte. Unión Pontanense de Caza e Intercotos)

Subir

       Buscador  


Google

Enlaces de interés   



PZ3 demo #2

PZ3 demo #2

PZ3 demo #2

PZ3 demo #2

PZ3 demo #2

PZ3 demo #2

PZ3 demo #2

PZ3 demo #2

PZ3 demo #2